Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

Mi manera de llegar a Cooperativas fue bastante curiosa. Recuerdo como si fuera ayer mismo el día en el que una alumna me dijo: he visto una oferta de empleo y, ¡eres exactamente el perfil que buscan!

Formar parte de cooperativas me ha cambiado la vida. Ahora dispongo de más tiempo para disfrutar con mi familia y me siento muy afortunada porque me encanta lo que hago

Sé lo que quieras ser y hazlo de la mejor forma posible

aranArantxa Mínguez es técnica de Fundación CooperActiva, realizando tareas en el área de Igualdad principalmente. A día de hoy, destaca uno de los proyectos más ilusionantes que tiene en su trabajo: la iniciativa de crear una Red de Mujeres Cooperativistas en Castilla-La Mancha, puesta en marcha recientemente y con una muy positiva aceptación de las cooperativas. “Esta RED nace con el propósito de seguir dando pasos hacia delante para romper esas barreras que, en muchas ocasiones, se crean e impiden a la mujer jugar un papel activo en la cooperativa. Queremos tejer una tela de araña que una a distintas mujeres de distintos puntos de la región de manera que se apoyen entre ellas, que estén unidas por los mismos objetivos, sueños, inquietudes e ilusiones” señala.

Pregunta: Arantxa, cuéntanos, ¿cómo llegaste a Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha y cómo ha cambiado tu vida y la de tu familia?

Respuesta: Antes de llegar a esta organizaciónme dedicaba a la docencia, pero sin un puesto fijo, teniéndome que desplazar a distintos lugares cada curso. Cada día, cuando iba a trabajar pasaba al lado de Cooperativas porque está muy próxima ami casa, a unos 300 metros, y me decía a mí misma: “Fíjate, si trabajase aquí, tan cerca…”

Mi manera de llegar a Cooperativas fue bastante curiosa. Recuerdo como si fuera ayer mismo el día en el que una alumna (a la que impartí un curso para desempleados) me dijo: he visto una oferta de empleo y, ¡eres exactamente el perfil que buscan! Así fue, no se equivocaba. Tras pasar una serie de entrevistas conseguí este puesto y, sin duda, puedo decir que formar parte de Cooperativas me ha cambiado la vida. Ahora tengo una estabilidad laboral que antes no tenía, dispongo de más tiempo para disfrutar con mi familia y me siento muy afortunada porque tengo la suerte de que me encanta lo que hago.

Pregunta: ¿Cuáles son tus principales funciones dentro de Fundación CooperaActiva?

Respuesta: En Fundación CooperActiva nos dedicamos a desarrollar actividades relacionadas con el plano social de lascooperativas, que es mucho.En mi caso, desarrollo actividades más relacionadas con la Igualdad de Oportunidades: me encargo de realizar Planes de Igualdad y sus seguimientos, apoyo al desarrollo de las acciones y las medidas a aplicar en igualdad, sin olvidarnos de toda la documentación que esto requiere.

P: Desde que formas parte del equipo, Arantxa, cuéntanos… ¿has por alguna situación de “tierra trágame”?

R: Sí, (risas)… Mi primer día de trabajo en Cooperativas Agro-alimentarias fue inolvidable. Recuerdo que tuve que ir yo sola a Caudete (un municipio próximo a la Comunidad Valenciana) a impartir una ponencia sobre igualdad al consejo rector de la Cooperativa San Isidro. Fue algo bastante agobiante al principio, porque tuve que preparármela prácticamente en el coche de camino, pero hoy lo recuerdo con mucho cariño.Siempre tendré al equipo de San Isidro en mi corazón por la fantástica acogida que tuve.

P: En esa “gran familia” que sois en Cooperativas… ¿dónde está la principal fortaleza de la organización?

R: Desde mi perspectiva, considero quela dirección de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha sido capazde hacer que los objetivos de la organización estén alineados con los objetivos de cada persona de la plantilla, han calado dentro de cada uno de nosotros. De manera que el proyecto global es nuestro proyecto, es decir, somos una gran familia que remamos en la misma dirección.

P: ¿Cómo te consideras profesionalmente hablando?

R: Me siento una privilegiada porque este trabajo cada día me aporta nuevas metas, nuevos retos.

Pregunta: ¿Y, como persona cómo te definirías?

R: A pesar de estar todo el día deambulando por cooperativas y hablando con cientos de personas, soy una mujer tímida, muy tranquila y familiar. Me encanta disfrutar de cada momento haga lo que haga. Exprimir al máximo el tiempo y saborear esos pequeños ratitos a todos los niveles: el tiempo que paso en el trabajo al lado de mis fabulosos compañeros y el tiempo que paso fuera con la familia más maravillosa del mundo.

Sin título

P: ¿Cuáles son las prioridades en tu vida?

R: Creo que como todo ser humano, intentar hacer lo que me gusta. Después de todo lo que hemos pasado y de todo lo feo que hay por el mundo, no estamos como para perder el tiempo.

P: ¿Qué haces cuando no trabajas?

R: Antes he dicho que soy familiar, pero tengo que confesarte que me gusta mucho salir. Desde que era muy joven no paro quieta. Ya sea dar un paseo, tomarme un café o un vino con mis amistades o con la familia... Viajar, me encanta, sin importar el sitio.

P: A ciertas edades, uno empieza a ser crítico consigo mismo, y si no es así, malo  (sonrisas) ¿Cuál es tu mayor defecto?

R: Soy muy testaruda, de ideas fijas, como se suele decir. Bien es cierto que con el tiempo vas siendo más flexible, sobre todo, en el ámbito laboral. Me gusta mucho discutir y dialogar con la gente.

P: ¿Y tu principal virtud?

R: En Cooperativas ha colaborado con nosotros en varias ocasiones una estupenda coach, Esther Mesa, que tiene un juego de cartas muy divertido que profundiza en tus Virtudes y Fortalezas. En un curso que hice con ella, sorprendentemente para mí, el juego me definió como ¡alguien muy valiente! (Risas). Este resultado me impactó.

P: ¿Qué lugar me recomendarías para perderme?

R: Te diría cualquier rinconcito de Málaga, porque soy una enamorada de esa provincia. Sin embargo, si dejo salir mi vena manchega (y soy muy muy manchega), creo que la ciudad más bonita de España es Toledo. Me quedo sin aire prácticamente cada vez que voy. Recorrer sus calles es una aventura distinta cada vez, es respirar historia y belleza.

P: ¿En qué momento del día es mejor no acercarse a ti?

R: Sin duda,¡recién levantada! En ese instante que nadie me moleste y más aun si tengo que madrugar. Necesito que me dejen despertarme y desayunar tranquila, luego todo lo que tú quieras.

P: Si tus hijos quisieran ser agricultores, ¿qué les dirías?

R: Para mi padre la agricultura era súper vocacional, así que él estaría orgullosísimo si una nieta suya se dedicase a ello. Y creo quelo que cualquier madre o padre debe transmitir a su familia es el mensaje: sé lo que quieras ser y hazlo de la mejor forma posible.

P: ¿A quién o quiénes admiras?

R: A mis padres, sin duda. Por desgracia mi padre ya no está y mi madre padece alzhéimer. Eran personas con una fortaleza, una personalidad arrolladora, un saber estar y, sobre todo, una generosidad que han hecho todo lo posible por sacarnos adelante, a los ocho hermanos que somos, que no es fácil. Ojalá yo sea la mitad de la mitad que ellos, ya sería mucho.

P: ¿Algún vicio confesable?

R: Dormir, te dicen que la gente conforme va creciendo necesita menos horas de dormir, en mi caso es al revés. Yo necesito mis siete u ocho horas. Mira que es complicado teniendo hijos, pero aun así sigo empeñada en sacar ratos.

P: ¿Con quién te irías a tomar un buen vino?

R: Dadas las circunstancias actuales, me encantaría tener un rato de vinos con mis ocho hermanos, mis cuñados/as y sobrinas/os. Somos muchos y hace mucho que no podemos juntarnos, Esas reuniones familiares con tanta gente, tantas risas, las echo de menos. Si me concederían ese deseo, no tendría duda.

P: ¿Alguna frase o filosofía para afrontar los malos momentos?

R: Una mala racha la tiene cualquiera, pero hay una frase que me sirve mucho de autoayuda. Me digo a mí misma: Arantxa, no es para tanto.

P: ¿Eres de las que impone su criterio o prefieres dialogar?

R: Me gusta mucho discutir entonces te diría dialogar, dialogar, dialogar. Aunque en casa no te dirían lo mismo, sobre todo mis hijas (risas).  A pesar de mi cabezonería, creo que el dialogo es la mejor herramienta para aprender de cada punto de vista y llegar a un acuerdo.

P: Cuéntanos un recuerdo de tu infancia…

R: Con una familia tan grande tengo miles. Te diría esas tardes de piscinacon mis hermanos… te podría hablar de las vendimias en familia. Mi padreera agricultor por pasión. Tenía una finca que le puso de nombre: El Rancho. Recuerdo en especial cuando nos tocaba a toda la familia a vendimiar. Los ocho hermanos íbamos a regañadientes porque es un trabajo duro, pero al final del día nos divertíamos muchísimo.