Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Entrevista a Carlos David Bonilla Merchante, presidente Consejo Regulador D.O. La Mancha

Carlos David Bonilla, aunque su vinculación con el sector agroalimentario le viene desde niño por el negocio familiar, antes de profesionalizarse como tal, estudió Mecánica y a ello le dedicó en Albacete sus primeros años laborales. A sus 40 años, es presidente de la Cooperativa Nuestra Señora del Rosario de El Provencio - Bodegas Campos Reales, y recientemente ha sido nombrado Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen La Mancha. Entre otros cargos, es vocal del Consejo Rector de Cooperativas Agro-alimentarias y ha sido viceportavoz de Vinos de Cooperativas. Es esposo y padre de dos niños pequeños. Su “vicio confesable” es el trabajo y reto mejorar la calidad de los agricultores a través del valor añadido que otorga la D.O. La Mancha. 

P.- ¿Cómo acogió el cargo? ¿Fue una sorpresa?
R.- Lo he acogido con mucha ilusión y responsabilidad, y sí, fue una sorpresa. Fue una decisión que ni tenía prevista ni tomada. Es más puedo confesar que hubo un momento en el que el “no” estuvo presente, pero el consenso y la unanimidad alcanzada, no solo a propuesta de las cooperativas, sino del resto de organizaciones del Consejo me hizo aceptarlo como digo con muchísima ilusión y responsabilidad.

P.- Ahora que ya ha pasado un mínimo tiempo como presidente ¿Qué sorpresa se ha encontrado una vez dentro?
R.- Sorpresas pocas, pues como consejero llevo desde el año 2010, aunque si tengo que destacar algo es la gran cantidad de tiempo que hay que dedicar. Concretamente, principalmente a representación como presidente del Consejo, porque es cierto que nivel, digamos que de gestión, hay un equipo excepcional con Ángel su gerente al frente. Ángel es una persona que por su formación como periodista y por su dilatada experiencia entiende a la perfección y está muy sensibilizado con temas de promoción, que es una de nuestras labores fundamentales.

P.- Antes de que nos diga cual es su objetivo como presidente ¿Qué legado le ha dejado su homólogo?
R.- Yo creo que la gran labor promocional de la Denominación de Origen a nivel institucional en todo el mundo.

P.- ¿Qué objetivo es ese? ¿Se podría resumir en uno?
R. -Principalmente seguir creciendo en número de botellas y poner en valor ese embotellado a través de la promoción.

P.- ¿Cómo conquistar al consumidor? ¿Se ha propuesto enamorarle o informarle?
R.- Hay que informarle, más que enamorarle porque en la información va implícito de una manera objetiva que lo que es la D.O. La Mancha es calidad. Enamorarle parece que conlleva “vender” algo que no es del todo real… y nuestra calidad es real y competitiva a nivel internacional.

P.- ¿Cómo hay que trabajar esa preciada botella con el indicativo de calidad D.O. La Mancha para continuar avanzando?
R.- Buscando la calidad de los vinos desde la investigación y estudios del mercado.

P.- ¿Es suficiente el porcentaje de embotellado que se ha alcanzado? ¿Cuál es ese actualmente?
R.- Tenemos 160.000 hectáreas inscritas en la D.O. La Mancha y estamos embotellando un 20% de nuestro potencial. Pienso que tanto los agricultores como las parcelas inscritas son más que suficiente, así como el porcentaje de embotellado. Esto nos da muchísimas posibilidades.

P.- ¿Qué le motiva más el mercado nacional o internacional? ¿Cómo hay que trabajarlos y qué distinto potencial tiene la D.O. La Mancha en ellos?
R.- Hay que trabajar los dos por igual. Una de nuestras asignaturas pendientes en el mercado nacional es hacer que el consumo per cápita suba, especialmente educar a los jóvenes en el consumo moderado de vino como parte fundamental de su cultura.
A nivel internacional se está haciendo una gran labor. Hemos crecido mucho en Rusia, Sudamérica y China y aunque nos está costando más en EEUU, estamos en ello. Yo pienso que lo difícil ya está hecho, que es meter la cabeza en la exportación. Es un mundo complicado y ahora tenemos con consolidarnos en todos esos mercados internacionales.

P.- ¿Cuánto costaría el vino que elabora La Mancha, si estuviera dentro de otra botella?
R.- Más del doble, seguro, porque se están defendiendo vinos con mucha menos calidad y a unos precios superiores. Nos falta mucha promoción, pero por otro lado no paramos para llegar a ello. Acabamos de llegar de una Feria en Alemania y hemos probado muchísimos vinos y miemtras que nuestros vinos están entre 2 y 5 euros botella, continuamos viendo que vinos muy similares están a 14 euros. No somos competencia de nadie y tenemos mucho recorrido aún. Más que una debilidad, hay que verlo como una fortaleza.

P.- ¿Cuál es la herramienta de promoción, calidad-precio, por la que apuesta? Deme una idea.
R.- Hoy por hoy es apostar por los medios de comunicación y promoción en terceros países. Tenemos que ir por este camino porque tenemos apoyo de ayudas públicas en terceros países para poder tener esa capacidad de reacción. Tenemos que seguir haciendo promoción.

P.- ¿Qué experiencia positiva y negativa como presidente de la Cooperativa de El Provencio y como agricultor puede influir en la presidencia de la DO La Mancha?
R.- Yo creo que como positiva es que llevo más de 10 años en el sector y luchar por las figuras de calidad es continuar apostando por la renta de los agricultores. Estos 10 años me han hecho conocedor de esa manera. Como negativa, todo cuesta mucho y parece que vamos lentos para lo que uno a veces quiere avanzar. Pero lo importante es tener claro el objetivo y saber que estamos por el buen camino.

P.- ¿Qué tareas pendientes tienen aún las bodegas y cooperativas de la D.O. La Mancha?
R.- Yo creo que haber llegado a los 90 millones de botellas ya es un éxito en sí. Las bodegas se están haciéndose un hueco en el mercado. Estamos intentando introducirlos. Hasta que no estemos bien posicionados no se van a defender como se merecen nuestros vinos. Pienso que lo difícil ya está logrado, ahora nos tenemos que consolidar e ir conquistando y aumentando el margen de beneficio, poniendo en valor nuestros vinos.

P.- ¿Y al agricultor, que le pide?
R.- Yo pienso que el agricultor tiene que seguir apostando por la calidad de sus uvas. Nada de cantidad, porque el futuro, como hemos visto en otras regiones y países vitivinícolas pasa por la calidad.

P.- ¿Y lo está haciendo?
R.- Se está empezando a hacer muchísimo en La Mancha, hay muchísimas bodegas y cooperativas que ya han puesto en marcha el pago de la uva por calidad y el futuro pasa por ahí. Debe primar más la renta por hectárea por calidad que por cantidad.

P.- ¿Existen líneas de trabajo con la Interprofesional del Vino? ¿Qué papel tendrá la D.O. La Mancha a partir de ahora en esa organización? ¿Qué le pide?
R.- No existen líneas de trabajo. Yo pienso que las Denominaciones tenemos que tener una voz fuerte y la Interprofesional del Vino, cuya principal labor debe ser la promoción para aumentar el consumo. Si fuésemos de la mano todas las D.O., no solo La Mancha, avanzaríamos más. Con un objetivo común: prestigiar el vino en España.
Hay que primar más las D.O. que los vinos de mesa, pienso que obtendríamos más.
Pero hay muchos intereses en la Interprofesional. No es fácil, es complicado llegar a acuerdos y tomar decisiones, pero tiene que evolucionar y tenemos que tener un papel importante.

 

CARLOS DAVID BONILLA, DE CERCA

* ¿Cuándo fue la última vez que pensó “tierra, trágame” en lo profesional?

Cuando tuve que atender a los medios a raíz del nombramiento como presidente de La D.O. La Mancha. Tenía miedo. Fue un poco abrumador (risas).

* ¿Y en su vida personal?
Decirle a mi mujer que iba a tener menos tiempo para mis hijos. Fue un pequeño trance, porque no lo aceptaba en tan poco tiempo. Mis niños tienen cinco y dos años.

* Su principal arma en una negociación.
La paciencia y el sentido común.

* A qué dedica el tiempo libre…
Me gusta estar en el campo. Salgo de mi tractor y me gusta continuar en contacto con la naturaleza y pasar el mayor tiempo posible con mi familia.

* Un vicio confesable…
El trabajo. No sé estar sin estar haciendo algo, sino me aburro. Estar 12 -14 horas, no me importa, lo llevo bien.

* ¿Le da tiempo para subirse al tractor?
Sí. Y ahora tengo que aprovechar sábados y domingos. Me requiere estar días festivos o madrugar mucho. Es que lo que me da de comer.

* Un recuerdo de su infancia
Las largas jornadas de vendimia en familia. Las comidas con mis abuelos al mediodía, eso unía mucho a las familias, no había distracción de nada… aunque discutíamos era ideal estar juntos.

* No soporta…
La prepotencia y la arrogancia.

* En las personas, cada vez aprecia más…
La sencillez y la gratitud.

 

Etiquetado como:

Vino dolamancha