Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Esteban Esquinas es Ingeniero Técnico Agrícola especializado en Industrias alimentarias. Desde que finalizó sus estudios, arrancó pronto sus prácticas en empresas y se incorporó al mundo laboral en dos Grupos de Desarrollo Rural. Con posterioridad desarrolló labores de carácter técnico en empresas agroalimentarias de la región, hasta llegar a Cooperativas Agro-alimentarias.

P.- ¿Cómo llegó un chico como tú a una empresa como esta?

 R.- Mi primer contacto con la empresa fue mediante la lectura de alguna de sus publicaciones aun siendo yo estudiante, pero fue ya trabajando como técnico en una empresa cooperativa de Ciudad Real cuando realmente conocí la organización, y debió existir cierto feeling, porque años después me uní al equipo para apoyar en campaña la tramitación de ayudas PAC, y 5 años después aquí sigo, con la misma ilusión que el primer día.

P.- Tu apellido, Esquinas, ya habla que “de casta le vine al galgo”. ¿Qué aprendiste en tu casa de la mano de tu padre, tan respetado en el sector?

R.- He aprendido a respetar la profesión y a tener una visión amplia de lo que significa la agricultura y la alimentación en el mundo. Pero más allá del sector agroalimentario, mi familia siempre me ha educado en valores solidarios, esto hace que en la “familia” de las empresas cooperativas me encuentro muy cómodo.

P.- Un técnico especialista, ¿se hace o se hace?

R.- Se hace por supuesto y se continúa haciendo durante toda su vida, sobre todo si te gusta.

P.- ¿Cómo transcurre un día laboral en la vida de Esteban? ¿Cuál son tus labores?

R.- En el departamento trabajamos un equipo de tres personas, cuyo objetivo es ofrecer servicios, asesorar y mantener informadas a las cooperativas en el ámbito sectorial de los cultivos herbáceos, el aceite de oliva, el melón y sandía, y de una forma más general, en la tramitación de las ayudas de la PAC y del PDR, la producción ecológica, FOCAL o la incorporación y mejora de explotaciones, entre otros temas.

En el día a día son muchos asuntos diferentes, ya que estamos en línea directa con los técnicos y socios de las cooperativas. Una tarea que me hace especial ilusión es la de coordinar los trabajos a desarrollar en el seno de la recién creada comisión de técnicos, cuyo objetivo es atender y canalizar las necesidades detectadas en este colectivo tan útil para el funcionamiento de las cooperativas.

Otra labor muy importante en la que colaboramos es la permanente interlocución con las administraciones y resto de actores del sector, para que se tengan en consideración los aspectos técnicos en la defensa de los intereses económicos y sociales de los socios de las empresas cooperativas en cada sector, aportando informes, noticias o estadísticas.

P.- ¿Qué te gustaría que vieran en ti los agricultores y ganaderos con los que trabajas?

R.- Me gustaría que vieran a una persona honesta, que les escucha con atención y pone su granito de arena para defender los intereses del colectivo.

P.- Cuéntanos tus momentos más duros en este trabajo.

R.- En la faceta humana, la pérdida el pasado año del compañero de trabajo Juan Martinez fue un golpe duro, y profesionalmente,  cuando algún proyecto que intentas impulsar se va atascando y no consigues que salga adelante.

P.- ¿Y ahora, tras la experiencia adquirida?

R.- Mirar solo hacia delante, me propongo mejorar, buscas más apoyos y lo intentas de nuevo. Otras veces hay que desistir, pero reconozco que soy testarudo.

P.- Por el contrario ¿Qué te llevas a casa diariamente como satisfacción personal?

R.- Mucho. Además del compañerismo que se respira en esta organización, siento que participas en una labor que afecta a mucha gente. 

P.- ¿Alguna filosofía cooperativa que apliques a tu vida personal?

R.- La fuerza y el valor del compromiso, en las buenas y en las malas. En las cooperativas he aprendido a defender como si fuera mío lo que es de todos, porque también es mío.

P.- ¿Podrías definirte en pocas palabras?

R.- Soy una persona leal, alegre, dialogante y comprometida. 

P.- ¿A qué dedicas tú tiempo libre?

Me gustan las actividades al aire libre, con amigos y familia. La cocina y la lectura también me sirven para evadir la mente.

P.-¿Algún lugar donde te perderías?

R.- En la montaña, en algún sendero del valle de Aran, por ejemplo.

P.-¿Te arrepientes de algo?

R.- No suelo arrepentirme, pero porque no me cuesta pedir perdón si me equivoco. SI acaso, de lo que no me atrevo a hacer por exceso de prudencia.

P.- ¿Eres de las que cuenta hasta 10 o no llegas ni al 2?

R.- Me quedo en el 5, no está mal. Aunque me suelen definir como una persona paciente, tengo un umbral en el dejo de serlo.

P.- ¿Con qué personaje famoso te irías a tomar un buen vino?

R.- Con humoristas, con el dúo Faemino y Cansado por ejemplo, e igual se convierten en 2 o 3.

P.- ¿Admiras a alguien?

R.- A las personas anónimas que dan su vida para mejorar la de los demás, sin pedir nada a cambio.  

P.- ¿Qué es lo que más detestas de las personas?

R.- El egoísmo y el abuso de poder.

P.- ¿Algún vicio confesable?

P.- Es más una manía que un vicio, me tomo un vaso de leche y media galleta antes de ir a dormir.

R.- ¿Alguna vez has dicho “tierra trágame”?

P.- Sí, me ha sucedido en más de una ocasión, quiero dirigirme a alguien que conozco bien y misteriosamente no recuerdas su nombre, en ese momento piensas “tierra trágame”.

P.- ¿Tu último libro?, ¿y película?

R.- El libro se titula “La soledad de los números primos” y la última película “Te quiero, imbécil

R.- ¿Qué querías ser de mayor?

P.- En broma siempre decía que querías ser como Jacques Cousteau.

P.- Un recuerdo de tu infancia

R.- Las vacaciones en camping con mi familia, llenas de anécdotas imborrables.

 En el marco del programa POISES gestionado por CEPES, Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha viene ejecutando el Proyecto IntegraCoop, a través del cual se viene promoviendo la integración de entidades.

 Ante la existencia de un mapa cooperativo muy atomizado en el que existen muchas cooperativas pero de pequeña dimensión y, por ende, escasa competitividad, se planteó a través del programa POISES el proyecto Integracoop, el cual tenía como objetivo promover la integración entre cooperativas y SAT para lograr mejorar la competitivad de nuestras cooperativas.

Desde el inicio de la ejecución de este proyecto en el año 2018, y tras una importante labor de difusión, desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha se ha prestado asistencia técnica directa en varios procesos de fusión y participado activamente en la creación de varias cooperativas de 2º grado o entidades mercantiles participadas por empresas de la economía social, en concreto:

  • Creación de la sociedad DOMO PISTACHIO SL para la comercialización conjunta de frutos secos, integrada por SAT Pistamancha (Manzanares) y SAT del Campo (Villacañas).
  • Creación de la Cooperativa de Segundo grado para la comercialización conjunta de aceite OLEOVIDABOL, S. Coop. CLM, integrada por la Cooperativa El Progreso (Villarrubia de los Ojos) y Oleovinícola Campo de Calatrava (Bolaños de Cva.)
  • Creación de la Cooperativa de Segundo grado para la comercialización conunta de vino CASAS DE LA RIBERA, S. COOP. CLM, integrada por la Cooperativa Santiago El Mayor (Minaya) y la Cooperativa Purísima Concepción (Casas de Fernando Alonso)
  • Fusión de la Cooperativa Suminitros Villafranca con la Cooperativa Santa Ana ambas de Villafranca de los Caballeros.

Cooperativas Agro-alimentarias valora muy positivamente los resultados obtenidos hasta el momento, si bien debe reconocer que el contexto normativo que ha existido ha sido además muy propicio y adecuado para impulsar ese cambio en el mapa cooperativo de Castilla-La Mancha. Nos referimos a las diversas herramientas que han existido y existen para fomentar la integración de nuestras cooperativas tanto a nivel estatal como autonómico (EAP, EAPIR, APPaa) para lograr mejorar la competitividad de nuestras cooperativas mediante la mejora de su dimensión, sobre todo en la fase de comercialización de sus productos.

¿Estas interesado en procesos de integración?

Desde Cooperativas animamos a nuestras Cooperativas//SSAATT para que se pongan en contacto con nuestros técnicos si quieren informarse al respecto de este servicio que ofrecemos a todas la entidades que estén interesadas en iniciar algún proceso de integración o intercooperación con otra u otras entidades.

Recordamos asimismo que desde noviembre de 2019 está publicado en formato digital una Guía de Integración Cooperativa en la que se analiza y explica los distintos procesos de Integración e Intercooperación, con el objetivo de ayudar a las Cooperativas//SAT a solventar sus dudas sobre las distintas fórmulas de integración e intercooperación que existen según la normativa vigente. Y es que la Ley de Cooperativas pone a disposición de las empresas cooperativas distintas fórmulas de integración e intercooperación que podrán ser utilizadas según las necesidades o en función del negocio común que se quiera iniciar, descartando, por tanto, la idea de que ley de cooperativas sea una traba para el desarrollo de nuestras empresas.

Pueden descargarse la Guía todos los asociados a Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha en la página web www.agroalimentariasclm.coop/fundacion/proyectos/proyecto-poises-cepes

Por último, recordar igualmente que en la Guía se dedica un apartado dedicado a las distintas medidas de fomento a la integración que vienen a alentar a las Cooperativas/SAT a dar el paso a la integración, tales como Agrupaciones de Productores Agroalimentarios (APPaa), Entidades Asociativas Prioritarias (EAP) o Entidades Asociativas Prioritarias de Interés Regional (EAPir), detallando las características y ayudas con las que cuenta cada tipo.

El pasado día 20 de mayo se presentaron por parte de la Comisión Europea dos comunicaciones muy importantes para el sector agroalimentario y para su futuro: la Estrategia de la Granja a la Mesa y la Estrategia de Biodiversidad.

Estas dos estrategias son las que concretan el Pacto Verde Europeo (del que les hablamos en el anterior número de esta revista) en el sector agro-alimentario de la Unión Europea, es decir, son la traducción de las exigencias del Green Deal al campo europeo.

Aunque parezcan conceptos algo “elevados”, las estrategias conllevarán en breve exigencias concretas para los agricultores en, por ejemplo,  el uso de fertilizantes, de fitosanitarios, en muchas prácticas de cultivo etc., y, por supuesto, condicionarán fuertemente las ayudas directas a la agricultura y la ganadería, como explicamos a continuación. 

La estrategia “de la Granja a la Mesa” (cuyo acrónimo en inglés es F2F, de “Farm to Fork”), al ser una “comunicación”, hablamos de un documento político, que marca unos objetivos generales, y que debe validarse por el Parlamento Europeo y por el Consejo. Una vez acordado dará lugar a propuestas de Reglamentos (que deberán o trasponerse o serán directamente aplicables).

La estrategia “de la Granja a la Mesa” marca una serie de objetivos para crear una cadena alimentaria que funcione correctamente para los consumidores, los productores, el clima y el medio ambiente; buscando garantizar la seguridad alimentaria, pero mediante una producción sostenible. Esta estrategia también pretende promover el consumo sostenible de alimentos y facilitar la transición a dietas saludables.

Otros de los objetivos son: reducir la pérdida y el desperdicio alimentario, luchar contra el fraude, y muy importante, implantar reciprocidad y competitividad con las producciones de otros orígenes del mundo que quieran entrar en el mercado europeo (reciprocidad en las normas de sostenibilidad). En cuanto a este último aspecto, es la primera vez que este tema se marca en un documento europeo y, aunque no será de fácil aplicación, al menos se refleja formalmente y se tendrá que traducir en normas europeas escritas.

Algo muy importante de esta estrategia es que viene a cuantificar los objetivos que debe conseguir la aplicación de la nueva PAC 2023-2027. La nueva PAC, como ya hemos explicado en otros artículos, se establecerá mediante “Planes Estratégicos” que debe diseñar cada país, planes constituidos por distintos tipos de “intervenciones” (un sistema concreto de ayudas se puede entender como una intervención), y esas “intervenciones” deben alcanzar unos objetivos cuantificados después de aplicarse durante varios años. La estrategia F2F es la que pone estas cifras objetivo de la PAC.

¿Y cuáles son? De cara al año 2030, las siguientes:

  • Reducir el uso global en la UE de los plaguicidas químicos en un 50%, así como el uso de los plaguicidas más peligrosos en un 50% de aquí a 2030. Se revisará la Directiva sobre el uso sostenible de los plaguicidas y las disposiciones relativas a la Gestión Integrada de Plagas (GIP), y se promoverá un mayor uso de métodos alternativos. Serán de vital importancia las prácticas agrícolas que reduzcan el uso de plaguicidas a través de la PAC, y los planes estratégicos deberían reflejar esta transición y promover el acceso a asesoramiento a los agricultores para lograrlo.

En este aspecto es fácil suponer (se trata solo de una suposición de quien redacta el artículo, pero basada en la experiencia de varias reformas de la PAC) que la condicionalidad nueva de las ayudas implantará cierta reducción del uso de plaguicidas, y por supuesto las nuevas ayudas voluntarias de la PAC llamadas “eco esquemas”, seguro que contemplarán ingresos adicionales para las explotaciones que se comprometan a reducciones cuantitativas de aportes de fitosanitarios.

  • Se deberán reducir el uso de fertilizantes en al menos un 20% de aquí a 2030. La Comisión actuará para reducir las pérdidas de nutrientes en los suelos en un 50% como mínimo, garantizando al mismo tiempo que no se deteriore la fertilidad del suelo. Esto se llevará a cabo, según la propia Comisión, de nuevo con medidas que los Estados miembros incluirán en sus planes estratégicos de la PAC, como la herramienta de sostenibilidad agraria para la gestión de nutrientes, inversiones, servicios de asesoramiento. Suponemos que también afectará este objetivo a la redacción de las ayudas voluntarias a los eco esquemas, y de hecho en las primeras propuestas del MAPA ya se contempla la reducción del aporte de abonos de síntesis como uno de los eco esquemas.
  • La Comisión tomará medidas destinadas a reducir la venta general de antimicrobianos (antibióticos) en la UE para animales de granja y de acuicultura en un 50% de aquí a 2030.
  • La Comisión ha fijado el objetivo de que al menos el 25% de las tierras agrícolas de la UE se utilicen en agricultura ecológica de aquí a 2030, basándose en las premisas de que el mercado de alimentos ecológicos seguirá creciendo, y en que es preciso continuar fomentando la agricultura ecológica, porque tiene un impacto positivo en la biodiversidad, crea empleo y atrae a jóvenes agricultores. También está presuponiendo que los consumidores reconocen su valor y están dispuestos a renumerar el mayor esfuerzo económico y técnico que supone en las explotaciones agrarias.

Como vemos los eco esquemas (en el argot de los reglamentos se llaman nuevos«regímenes ecológicos») serán una fuente de financiación importante para impulsar las prácticas sostenibles. De hecho, el documento F2F establece que todos los Estados miembros tendrán que garantizar que dentro los planes estratégicos de la PAC de cada país, el presupuesto que se dedique a los eco esquemas sea suficiente, por lo que es probable que se incluya un mínimo de dedicación presupuestaria a los mismos.

También en la estrategia “de la granja a la mesa” se habla de la modulación de las ayudas que nos espera en la nueva PAC (a partir del euro 60.000 se empiezan a reducir las ayudas, y en 100.000€ está el tope de percepción según el borrador de reglamento, limites que se pueden ampliar en los costes laborales y sociales de la explotación). Y cita textualmente que “el requisito de mejorar la eficacia y la eficiencia de los pagos directos fijando límites máximos y orientando mejor la ayuda a los ingresos hacia los agricultores que más la necesitan y que cumplen la aspiración ecológica, en lugar de otorgarla a las entidades y empresas que simplemente tienen la propiedad de la tierra, sigue siendo un elemento esencial de la futura PAC”.

Por otro lado, en esta estrategia también existe un apartado importante sobre la alimentación de la población europea, y que está “demonizando” las producciones ganaderas europeas, lo que es un error según el parecer del sector cooperativo (especialmente el ganadero). El documento de estrategia afirma que es “fundamental invertir el aumento de los porcentajes de sobrepeso y obesidad en toda la UE de aquí a 2030, y que el paso a una dieta basada más en los vegetales con menos carne roja y transformada, y con más frutas y verduras reducirá el riesgo de enfermedades con peligro para la vida, sino también el impacto medioambiental del sistema alimentario”. De manera que, directa o indirectamente, achaca a la actividad ganadera el riesgo de enfermedades mortales y un impacto medioambiental negativo, obviando cifras de contenidos nutricionales aconsejados en las dietas por un ambiguo “dieta basada más en….”.

Además de la consideración anterior sobre las dietas, hacemos alguna otra consideración crítica y bastante evidente a esta estrategia, y es que no “baja” al lenguaje del mercado; se basa en premisas de consumo sostenible y responsable por parte del consumidor que no están fundamentadas en estudios precisos, sino en expectativas muy voluntaristas, incluso un poco ingenuas, obviando que es el mercado y su dura realidad la que fija las reglas.

El sector agroalimentarias plantea un debate sobre evidencias científicas en las que basar medidas tan impactantes como la necesidad de reducción de un 50% de fitosanitarios (la mera posibilidad de poner en peligro la seguridad productiva y alimentaria con dicha reducción merece un estudio profundo antes de llevarlo a cabo). Las políticas públicas no se pueden fundamentar en actos “de fe” ante ciertas premisas que, si bien pueden ser adecuadas como principios rectores, deben matizarse para alcanzar su aplicación práctica en función de estudios detallados.

Es cierto que existe un debate dialéctico – y una contraposición real – entre sostenibilidad económica y ambiental.  Cuando los consumidores contestan en su mayoría en encuestas que estarían dispuestos a cambiar a consumo de productos más sostenibles, incluso si fuesen mas caros, contestan sin tener delante la elección en su supermercado entre un producto y otro con distintos precios; esta es la verdadera encuesta que día a día afrontamos los productores y la industria agroalimentaria. En un horizonte de crisis económica y restricciones, la respuesta en la compra real distará mucho de las buenas intenciones. Y eso las autoridades europeas no lo deben ni pueden olvidar. El sector agroalimentariovive de la rentabilidad económica de sus producciones, hecho este muy complejo en la cadena agroalimentaria actual, y las leyes per se no cambian las realidades si no se acompañan de políticas adecuadas que no atisbamos en esta comunicación.

El valor social de mercado de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha asciende en este año a 4,48 millones de euros. El valor de no mercado a través de la identificación y trabajo con los grupos de interés asciende a algo más de 18 millones de euros y el valor emocional a 8,9 millones de euros. La conclusión final de este proceso de trabajo e investigación nos ha demostrado que el verdadero valor que aportamos como organización, partiendo de nuestra contabilidad financiera, se multiplica por 7 el valor de mercado que se desprende de nuestra contabilidad financiera. Dicho de otra forma, por cada euro que generamos retornamos 7 a la sociedad.

Proyecto junto a Universidades

Junto a la Universidad del País Vasco, ECRI y la Universidad de Deusto Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha hemos comenzado un proyecto de investigación interna, contando con la colaboración interna de profesorado de la Universidad de Castilla-La Mancha y Casma Etical, consultora de recursos humanos. Este proyecto ha sido financiado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, SEPE y el FSE. Nos ha permitido obtener el VALOR SOCIAL que como organización aportamos al conjunto de nuestros grupos de interés. El pasado día 24 de julio de 2020 presentamos este proyecto en nuestra Asamblea General ordinaria.

En este proyecto hemos trabajado sobre el concepto del valor que aportamos a cada uno de nuestros grupos de interés (nuestros stakeholders). Este valor no lo encontramos en nuestra contabilidad financiera. Nuestro trabajo ha consistido en identificar las variables de valor para cada uno de estos grupos de interés con los que interactuamos en nuestro día a día: organismos públicos con los que interactuamos en calidad de lobby del cooperativismo agroalimentario de Castilla-La Mancha; Universidad; cooperativas de la región; entidades financieras; Confederación de Cooperativas de España; organizaciones de productores; Consejos Reguladores; medios de comunicación; plantilla de la organización; partidos políticos; entidades de seguros agrarios; competencia, etc. Todos ellos nos aportan y les aportamos valor (positivo o negativo).

¿Quieres conocer el valor social de tu cooperativa?

Si estás interesado en este tipo de proyectos para tu cooperativa, no dudes en dirigirte a nosotros a través de este correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Etiquetado como:

Fundación

En tiempos donde todo el mundo hemos tenido que adaptarnos a marchas forzadas a un nuevo escenario para sacar adelante el trabajo diario en las cooperativas y resto de industrias agroalimentarias, quizá sea un buen momento para incorporar reflexiones que permitan analizar nuevos modelos de organización del trabajo que puedan unir productividad y corresponsabilidad tanto en trabajo como familia.

Pensamos que es un buen momento para incorporar reflexiones sobre el establecimiento de la jornada laboral a la carta, donde el trabajo se mida también en términos de productividad y cumplimiento de objetivos.

¿En qué consiste la jornada laboral a la carta?

La jornada laboral a la carta puede ser una medida a implementar en las cooperativas e industrias agroalimentarias a través de sus planes de igualdad para hacer efectivo el derecho de conciliación de la vida familiar y laboral y garantizar así la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres.

La puesta en marcha de este modelo de jornada puede ser útil para favorecer la conciliación y la productividad en los centros de trabajo, al tiempo que permite ajustes en la duración y distribución de la jornada laboral.

La aprobación el pasado año del Real Decreto- ley 6/2019 abre un nuevo panorama para establecer flexibilidad de la jornada laboral que mejor se adapte a la persona de plantilla.

En este sentido, la modificación del artículo del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores en el que se regula el derecho a solicitar adaptaciones de la distribución y duración de la jornada de trabajo, el tiempo y la forma de prestación abre consecuencias importantes en materia de:

a) Adaptación de la duración de jornada.

b) Distribución de la jornada y ordenación del tiempo de trabajo: cambios de turno, flexibilidad de inicio y fin, jornada irregular, lo cual puede ser un tema a tener en cuenta para los periodos  derivados  de  campaña o alteración irregular de las jornadas de trabajo respetando los permisos y descansos establecidos por ley.

c) Forma de prestación: posibilidad de trabajo a distancia por horas o días, en especial para aquellos  trabajos  de  carácter  técnico.

La medida se reduce a una solicitud por parte de cualquier persona de la plantilla, aunque los motivos deberán ser “razonables y proporcionados” según las necesidades de la persona que lo solicita y de las necesidades organizativas de la cooperativa o industria agroalimentaria. En el caso de las personas trabajadoras que tengan hijos podrán efectuar la solicitud hasta que éstos cumplan los 12 años.

Es muy importante el hecho de que se debe establecer un acuerdo bilateral negociado en aras a favorecer la conciliación, pero al mismo tiempo también garantizar que se cumple con el trabajo existente. El derecho a solicitar nada tiene que ver con el de adaptación, por eso es conveniente ver con absoluta claridad la necesidad de establecer una negociación porque esto puede ir en beneficio común.

¿Cómo debe proceder cualquier persona interesada en realizar este tipo de jornada?

Tiene que solicitar la adaptación de la jornada argumentando adecuadamente los motivos que conllevan esa solicitud. La cooperativa o industria agroalimentaria dispondrá de un plazo máximo de 30 días para evaluar y dar resolución. Esta resolución será comunicada por escrito con  la  propuesta  que  recoge la aceptación, la negativa  o  la  propuesta de readaptación de la jornada laboral para favorecer   las   medidas   de   conciliación   y garantizar el trabajo en existente.                                

Si por algún motivo se produjese denegación se podría acudir a la jurisdicción social según el artículo 139 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

222

¿Se alteran las condiciones de contrato y cotizaciones?

No se altera, ya que no se modifica el contrato, solo la duración y la distribución de la jornada laboral. De igual forma, el salario tampoco se verá afectado en el caso de que se acepte la solicitud. Nunca debemos olvidar que la aceptación de la solicitud determina la posibilidad de elegir la jornada laboral y cómo se llevará a cabo.

La crisis mundial ha puesto todo ‘patas arriba’ y entre otras muchas cosas nos ha demostrado lo frágiles que podemos llegar a ser ante determinados acontecimientos globales. Pero también ha dejado ver una sociedad repleta de valores y  la necesidad manifiesta de muchos socios de cooperativas y de sus cooperativas agroalimentarias de encontrar nuevas fórmulas para ‘humanizar’ y dar sentido a este nuevo contexto mundial, desde lo local.

De este modo, han sido numerosas las iniciativas solidarias que desde las cooperativas de Castilla-La Mancha se han puesto, y continúan, para paliar los efectos de la crisis del corona virus, especialmente en el territorio más cercano en el que desarrollan su actividad.

Queremos contribuir con esta muestra de acciones a visibilizar la cara más humana, una vez más, de nuestras empresas.

Nuestra organización con Cruz Roja

Cooperativas Agro-alimentarias CLM y las empresas de su grupo (ACM Correduría de Seguros, SIC Agroalimentaria y Fundación CooperActiva) realizaron en los primeros días de la pandemia una donación por importe de 5.000 euros al proyecto de Cruz Roja “Emergencia Coronavirus en España” para ayudar a aquellas personas más vulnerables

Cooperativa de Campo de Criptana

Unión para donar un camión de alimentos a la residencia de ancianos

Tres Cooperativas del municipio manchego Nuestra Señora de Criptana-Bodegas Símbolo, Vinícola del Carmen y la Almazara 'Santísimo Cristo de Villajos', se han unido para donar un camión de alimentos a la residencia de ancianos ‘Sagrado Corazón’. Una muestra de solidaridad por parte de dichas organizaciones que se puso de manifiesto el pasado 4 de abril, haciendo entrega de los alimentos a las religiosas y trabajadoras que cuidan de los 96 ancianos del centro residencial para paliar los efectos producidos por el COVID-19.

coop1

La organización dona 26.000 euros para combatir los efectos de COVID-19

La cooperativa de 2º grado ha donado 1.000 euros a cada uno de los Ayuntamientos de sus 13 cooperativas asociadas y reparte otros 13.000 euros en EPIS a centros sanitarios.

Los trece municipios de sus cooperativas asociadas, son: Casas de Benítez, Casas de Haro, Graja de Iniesta, Castillejo de Iniesta, Landete, Motilla del Palancar, Las Pedroñeras, El Provencio, Sisante, Villarta, La Alberca de Záncara, Aliaguilla y San Clemente. El fin es que  sean destinados a la adquisición de material de limpieza para la desinfección de calles y lugares públicos, equipos de protección, alimentos para aquellas familias más vulnerables o cualquier otro fin relacionado con la pandemia. Un gesto, que como no puede ser de otra manera, ha sido muy bien recibido por los habitantes de cada una de las localidades y sus respectivos Ayuntamientos.

coop2

Virgen de las Viñas

Donación de la Cooperativa Virgen de las Viñas al Hospital de Tomelloso

La organización ha querido donar al centro hospitalario de la localidad manchega 365 litros de alcohol en garrafas de 5 litros y 40 pantallas protectoras, para combatir los efectos del coronavirus y a su vez prevenir su expansión, ya que dichos materiales son de vital importancia para que los sanitarios puedan desempeñar su trabajo con garantías. De esta manera la cooperativa les ha querido mostrar a todos ellos su apoyo y agradecimiento por la admirable y grandiosa labor que están realizando.

vivi

Dcoop Vinos Baco

“Un vino de oro para madres con corazón de oro”

El Grupo Dcoop Vinos Baco, con sede en Alcázar de San Juan puso en marcha distintas campañas solidarias con el nombre  “Un vino medalla de oro para madres con corazón de oro” y “Dominio de Baco, un vino medalla de oro para personas con corazón de oro”, cuya recaudación, a través de la compra de estuches de vino en www.dominiodebaco.com ha ido a paliar los efectos de la crisis a través de Cáritas de Alcázar de San Juan. En la primera acción se recaudaron más de 1.700 euros. Además, llevó a cabo catas solidarias online en  directo  en la cuenta de Instagram @dominiodebaco con el mismo fin benéfico. Durante los primeros días de crisis, del mismo modo, hizo llegar protectores faciales y otros materiales de protección de los que disponía en bodega al Hospital Mancha Centro para ayudar en primera línea a los sanitarios.   

bbc                                          

Cooperativa Santiago Apóstol

Más de más de 55.000 euros en material sanitario

La cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso ha logrado recaudar con la iniciativa solidaria que puso en marcha en fechas pasadas, un importe que rondaba los 37.000 euros. Una campaña en la que participaron todas las cooperativas de Tomelloso, los proveedores y socios de Santiago Apóstol, así como ciudadanos a título particular, que buscaban conseguir fondos para la entrega de material sanitario. En esta ocasión, se han donado otros 19.000 euros más destinados en 2.000 mascarillas FFP2 homologadas, 6.000 gorros de protección, 275 monos de buzo homologados categoría III, 540 trajes de polietileno desechables para áreas de riesgo y 2.500 batas desechables. Todo ello repartido entre el Hospital General, el centro de salud y la residencia San Víctor.

coop4

Nuestra Señora de la Antigua y Sto. Tomás de Villanueva

Máquina de ozono y material sanitario para y por la localidad

La cooperativa de Nuestra Señora de la Antigua y Sto. Tomás de Villanueva, ha prestado su máquina de ozono para desinfectar las residencias de ancianos y varios centros de salud de la localidad, además de donar material sanitario como mascarillas, guantes, batas, calzas… a dichos centros. También, gracias a la ayuda de los agricultores de la zona han usado sus tractores y un pulverizador de tratamientos fitosanitarios para poder desinfectar las calles de Villanueva de los Infantes.

coop5