Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Nieves Reina García, directora Territorial de Banco Santander en Castilla-La Mancha

La nueva directora Territorial del Banco Santander en Castilla-La Mancha, Nieves Reina García, es natural de Fuente de Piedra (Málaga). Licenciada en Derecho, en el año 1996 ingresó en el Banco Popular, donde desempeñó diferentes funciones, primero como directora de oficina y luego como directora comercial, hasta que en 2017 se produce su nombramiento como directora de la Dirección Regional de Alicante, puesto que ocupó hasta que en agosto de 2018 pasó a ser directora de la Dirección Territorial de Santander en Castilla-La Mancha.

Pregunta: ¿Desde cuándo trabaja Banco Santander con el sector primario?
Respuesta: Hace más de 30 años que Banco Santander apuesta por este sector. Esto nos ha permitido tener una estrecha relación con los clientes y conocer de primera mano las necesidades del sector.

Actualmente, Banco Santander avanza con fuerza para apoyar al sector agroalimentario español: agricultores, ganaderos, grandes explotaciones, cooperativas, comunidades de regantes, SAT y empresas relacionadas con el sector agroalimentario.

P: ¿Qué les hace diferentes a otras entidades financieras en este aspecto?
R: Banco Santander busca contribuir al progreso de las personas y las empresas, por eso ofrece soluciones sencillas a los problemas cotidianos del mundo agro a través de una oferta especializada, adaptada a las necesidades reales de los clientes, de fácil gestión y poniendo a su disposición un equipo de profesionales cualificados que conocen de primera mano los ciclos productivos y la realidad económica del mundo rural.

El objetivo principal es ofrecer un servicio personalizado para atender las necesidades de todos los intervinientes de la cadena, algo especialmente importante en un ámbito tan diverso como el agro, en el que las demandas vienen marcadas por los diferentes tipos de explotaciones, por la estacionalidad y por la ubicación geográfica.

La innovación y el acceso al capital son elementos clave para el desarrollo del sector agroalimentario, que se consolida como uno de los más pujantes de nuestra economía. Banco Santander, como parte importante de su compromiso, facilita el acceso a la información a través de las nuevas tecnologías y el acceso a la financiación mediante una amplia oferta de productos adaptados a las necesidades concretas de sus clientes.

P: La nueva App Santander Agro, ¿qué ofrece al sector agroalimentario?
R: El banco acompaña en el día a día a sus clientes del mundo agroalimentario, por eso ha creado la App Santander Agro, una plataforma de información de fácil acceso, actualmente gratuita tanto para clientes como para no clientes, disponible para iPhone y Android.

Cuenta con cuatro módulos de información relevante para el sector: noticias de interés para el sector agrario (agricultura, ganadería, I+D+I, industria…): lonjas y mercados. Actualización semanal de los precios y cotizaciones de las diferentes mesas de las lonjas de los principales productos de todos los sectores agrícolas y ganaderos: ayudas y subvenciones de la UE, nacionales y a nivel de cada CCAA en el sector agrario; y apps recomendadas. La aplicación permite acceder a otras apps de interés (Ministerio de Agricultura, Banco Santander….).

Además, se facilita el acceso a información de productos y servicios del Banco Santander para el cliente Agro (agricultores, ganaderos, explotaciones agrarias, comunidades de regantes, industria..) una completa oferta de productos como Cuenta 123, Anticipo PAC, Crédito Agro, campañas de vino y olivar, seguros agrarios, Agrofácil…

P: ¿Alguna novedad en la oferta de esta Campaña PAC 2019?
R: Nuestro objetivo es seguir creciendo en la tramitación de estas ayudas, para ello contamos con excelentes asesores, ingenieros agrónomos expertos en la tramitación de expedientes que conocen perfectamente la nueva normativa y están a disposición de todos los clientes para que afronten la nueva campaña con la mejor información posible. Por supuesto, tanto el asesoramiento como la tramitación es totalmente gratuita. Efectivamente, en la campaña PAC 2019, contaremos con novedades que facilitarán las gestiones de nuestros clientes.

P: ¿Qué líneas de trabajo está estudiando Banco Santander para apoyar al sector primario de Castilla-La Mancha?
R: El pasado mes de octubre, Banco Santander firmó el convenio con la Consejería de Agricultura para ayudar a la incorporación de jóvenes agricultores de la región así como a la mejora de estructuras agrarias.

Es vital para nuestro campo manchego el cambio generacional y por ello Banco Santander está ahí para apoyarles en sus nuevos proyectos y mejorar las explotaciones, para que cada vez tengamos un campo más innovador y profesionalizado.

P: Banco Santander es la entidad con mayor presencia internacional, ¿cómo pueden ayudar a las empresas en su salida al exterior?
R: La internacionalización también es otro de nuestros retos, queremos ser sus compañeros de viaje en la salida al exterior, tenemos presencia en más de 15 geografías, y queremos hacerles fácil, rápido y cómodo aquello que en el extranjero suele resultar más complejo.

Hace más de 4 años que creamos SANTANDER TRADE, una web de información donde se ayuda a las empresas a identificar mercados potenciales.

Entrevista a Julio Bacete, vicepresidente de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha

Julio Bacete proclama las virtudes del cooperativismo allá por donde va. Fiel convencido de este modelo de empresa, lo demuestra con su larga trayectoria en el sector cooperativo y, más concretamente en el sector del ajo, por el que ostenta importantes cargos de responsabilidad, como presidente de la Mesa Nacional del Ajo, presidente de la cooperativa Coopaman, presidente fundador de la cooperativa Ajos de Las Pedroñeras, portavoz de la sectorial del Ajo en Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha y formando parte activa del Grupo de Contacto del Ajo, dentro de la sectorial de frutas y hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Natural de Las Pedroñeras, como él mismo dice “me he criado entre ajos”; su vida profesional ha estado ligada desde siempre al sector ajero y en el año 1988 entró en la cooperativa San Isidro El Santo como socio, intentando entrar como rector en dos ocasiones y, a la tercera, es elegido secretario en el año 2000. Más tarde esta cooperativa se separa de Coopaman, de segundo grado, y por esta separación Julio Bacete, junto a 23 socios, fundan Ajos de Las Pedroñeras, en 2004.

Cuatro años después fundó, junto a otros 10 socios, la SAT Proajo, dedicada a la producción de ajos, que forma parte de la cooperativa Ajos de Las Pedroñeras y que ha supuesto, en determinadas campañas, hasta el 40% de su producción.

Julio Bacete entró en Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha en el año 2007, como rector, y es vicepresidente de la organización desde 2016, “si hubiera que medir el valor cooperativo, yo lo tengo claro, no tengo problema en proclamar los beneficios de este modelo de negocio, y nada me ha detenido a la hora de fundar cooperativas y tirar hacia delante; por el cooperativismo, lo que haga falta”.

Pregunta: ¿Cómo ha afrontado su cargo de vicepresidente de Cooperativas?
Respuesta: Con una gran responsabilidad; poco a poco voy asumiendo responsabilidades; ahora también soy el portavoz del Grupo del Agua de Cooperativas.

P: ¿Cómo cree que ha cambiado el cooperativismo en los últimos años?
R: Antes el cooperativismo era una necesidad, para unirse y vender tu producto. Hoy ya no solo es una necesidad, sino una realidad, una forma de hacer empresa, la más social que existe, la única forma que muchísimos agricultores y ganaderos tienen de constituir una empresa fuerte y en condiciones.
No hay una empresa más social que una cooperativa y actualmente este modelo de negocio está muy valorado, porque además es la única empresa que han tenido muchos agricultores que, por su dimensión, si no hubiera sido por la cooperativa, habrían desaparecido. Es la única forma que tenemos pequeños y grandes de defender nuestro producto y poder decidir sobre nuestra empresa. Por eso creo que el avance ha sido enorme; los socios han sabido adaptarse a los tiempos, mejorando sus infraestructuras y, en muchísimos sectores son las empresas más punteras.

P: ¿Cuál cree que es el mayor reto al que se enfrentan las cooperativas?
R: Sin duda la unión de las distintas cooperativas que se dedican a lo mismo; son fórmulas, ya sea integración, fusión, Asociaciones de Productores… que permiten defender el producto con fuerza e ir mejorando. Se trata que del mismo producto no tengamos 100 vendedores. Ese es el reto. En el sector que más me atañe, el ajero, no hay muchas cooperativas, pero están muy divididas, y el reto sería asociarnos con otros que vendan productos parecidos a los nuestros.

P: Precisamente la cooperativa Coopaman, de la que usted es presidente, es un ejemplo de estos modelos.
R: Ese es nuestro objetivo, fusionarnos o con cooperativas de ajos o con cooperativas de hortalizas. Ahora estamos muy pendientes de la posible integración con Unica Group, de Almería, que sin duda será un paso muy importante para nosotros. Además, hace poco que Coopaman fue reconocida como Entidad Asociativa de Interés Regional (EAPIR), y ese es el camino, hacer grupos grandes, porque esa es la esencia del cooperativismo, que unos cuantos pequeños hagan uno grande, o que unos cuantos grandes hagan uno mucho más grande.

P: ¿Cómo está actualmente el sector del ajo?
R: Este año podemos catalogarlo de regular-malo. Dependemos del mercado mundial, donde hay una sobreproducción; el gigante chino ha bajado mucho los precios. Estamos esperando que todo esto cambie en esta campaña y, desde luego, el éxito vendrá si se apuran todas las existencias de ajo, que todo apunta a que así será.
Es cierto que veníamos de años buenos y el diente de sierra sigue siendo una realidad; hoy dependemos del mercado mundial, igual que les pasa a otros productos agrícolas cuando hay sobreproducción.

P: ¿Cuál cree que es la debilidad del sector cooperativo?
R: Una de sus debilidades es la falta de formación que han tenido tanto los dirigentes, como los socios que hemos estado en el mundo cooperativo. Esta tendencia está cambiando y desde Cooperativas llevamos años potenciando muchísimo la formación, porque sin duda al mundo cooperativo y al mundo agrario es lo que le falta.
Esta carencia hace que algunas veces seamos más lentos a la hora de aprovechar ciertas oportunidades y está claro que este sector necesita rapidez en la toma de decisiones.
Y considero que su mayor debilidad es la atomización del sector, la cantidad de cooperativas que se dedican a lo mismo, por eso somos tan insistentes en la necesidad de la unión entre cooperativas, en cualquier de sus fórmulas.

P: ¿Cuál es el objetivo de la Comisión del Agua formada por Cooperativas?
R: Desde que comenzamos con esta Comisión podemos decir que hemos cambiado el discurso que hasta ahora había en materia de agua y que nos hacía creer que faltaba agua y que era necesario elevar las dotaciones.

Lo que reclamamos es que se recurra a la ciencia para que se demuestra si es verdad eso de que falta agua y que los acuíferos han bajado tantísimo como nos quieren hacer creer, porque no nos conformamos con la idea de que no hay agua y punto, porque creemos que no es cierto.

Se tiene que hacer un estudio de los acuíferos, cómo están, de la diferencia que hay entre un acuífero subterráneo y lo que es un pantano o un embalse superficial.

Cooperativas está proclamando la necesidad de ese estudio, está removiendo conciencias, porque en La Mancha, desde que se ha utilizado el regadío y gracias a él, se ha asentado la población. Lo que está claro es que en los sitios donde no hay regadío la población se va, porque la agricultura de secano no crea industria agraria, no crea puestos de trabajo alrededor y la de regadío sí.

Los mayores acuíferos de España están en La Mancha y debemos aprovecharlo.

P: ¿Cree que está calando el trabajo que desde Cooperativas se está haciendo en materia de jóvenes y mujer?
R: Sin duda creo que Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha es ejemplo para toda España y desde luego estamos orgullosos de que muchas Comunidades Autónomas estén trasladando nuestras ideas a sus Federaciones. Formación y jornadas de sensibilización en materia de igualdad y de incorporación de la mujer a los órganos de decisión de las cooperativas, formación para la incorporación de jóvenes a la agricultura, el Campus de Jóvenes Cooperativistas…, son ejemplos de que somos una organización activa y dinámica, que provoca el estímulo y la iniciativa de jóvenes y mujeres del sector rural. Esto siempre lo defenderé y seguiremos trabajando en esta línea, que va enfocada a la modernización del sector.

P: ¿Cómo cree que será el futuro del sector cooperativo?
R: Espero que sea menos atomizado, con los profesionales al frente de las cooperativas cada vez más preparados. El sector será cada vez más grande y la solución a los agricultores y ganaderos; estará puesto al día y, desde luego, no le veo un mal futuro, al contrario, porque es una forma de vivir, de hacer empresa, de fijar la población y de crear empleo y riqueza.

Las mujeres rurales somos agentes clave para conseguir el desarrollo sostenible de los pueblos, somos vitales para la diversificación económica, para la vertebración territorial y para la generación de empleo y riqueza.

Las mujeres jugamos un papel fundamental, somos el 49% de la población de las zonas rurales y ejercemos funciones de vital importancia para el mantenimiento de la sociedad rural de nuestros territorios.

Parece mentira que hoy en día, en un mundo tan moderno y globalizado como el nuestro, aún sigan existiendo diferencias de género y tengamos que huir a buscar nuestro bienestar a otros lugares. Acaso, ¿a nuestros pueblos no les interesamos? ¿No somos buenos activos para nuestros pueblos?, ¿y para nuestras cooperativas?, ¿os imagináis el futuro en los pueblos sin nosotras?

mujer of 1 e1488899669563

Por todo ello, no está de más recordar las barreras (esos techos de cristal que se convierten en verdaderos techos de hormigón) que existen aún y que debemos de derribar:

• Los cambios estructurales del modo de vida agrícola acontecidos desde finales del siglo XX -desagrarización, pluriactividad, “desfamiliarización agraria”, etc.- han condicionado nuestra permanencia en el medio rural, provocando nuestra huida hacia zonas urbanas o periurbanas donde encontramos mayores y mejores oportunidades laborales.

• El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo, que se acentúa en el caso de las mujeres.

• Existe una discriminación salarial de género, nuestro rango salarial está representado entre los 400€ y los 1.000€ mientras que el de los hombres entre los 1.001€ y los 1.400€.

• En el mercado laboral del medio rural, nosotras, nos concentramos por lo general en las posiciones inferiores de la jerarquía laboral, y ocupamos puestos de personal no cualificado y personal administrativo, aunque en las cooperativas hemos asumido papeles técnicos. Los hombres sin embargo tienen mucha más presencia en puestos de poder y responsabilidad.

• Nosotras tendemos a ocuparnos de empleos tradicionalmente femeninos y los hombres en empleo tradicionalmente masculinos. La segregación horizontal y vertical sigue siendo una realidad.

• El tiempo que invertimos en realizar las distintas actividades cotidianas se distribuye de distinta forma. Nosotras dedicamos más tiempo a actividades que tienen que ver con el trabajo doméstico y cuidado de menores y mayores, mientras que los hombres dedican más tiempo a las actividades extra domésticas. La conciliación hoy por hoy, ¡una utopía!

• Seguimos condicionados por la estructura patriarcal de nuestros hogares con la alargada sombra de las creencias heredadas del pasado donde siguen imperando los estereotipos de género.

• La invisibilidad del trabajo productivo, muchas de nosotras trabajamos en el medio rural, como ‘‘ayuda familiar’’ de las explotaciones agrarias, pero tanto o más que los maridos, padres o hermanos, pero seguimos siendo invisibles.

• Corresponsabilidad, infraestructuras y servicios para atender a la población, son necesarias para afrontar la cobertura de las necesidades de nuestros mayores y los más jóvenes. Su falta provoca que no podamos incorporarnos al mercado laboral y tener mejor calidad de vida.

Tasa de actividad

Debemos preguntarnos ¿Por qué? ¿Acaso somos diferentes?, ¿no somos personas humanas que intentan satisfacer sus necesidades?

Pero esas pequeñas diferencias que entre todos existen, tanto en hombres como en mujeres ¿no son riqueza para un pueblo?, diferentes opiniones, diferentes modos de hacer las cosas, diferentes aptitudes, ¿no pueden hacer que nuestras cooperativas tengan cada día una visión de futuro distinta, más innovadora, más diversa, más competitiva? ¿Acaso no somos nosotras capaces de tomar decisiones en lo que también es nuestra empresa? ¿Quién es el líder de nuestras familias? ¿Quién decide la cesta de la compra de nuestros hogares? ¿Acaso no realizamos funciones en el día a día que pasan desapercibidas y que son de vital importancia?

Pero lo realmente importante es si todo esto puede cambiar.

Mientras esto no ocurra, nuestros pueblos, y por ende, nuestras cooperativas seguirán asumiendo consecuencias como:

• La ausencia de mujeres jóvenes en los pueblos y la subida del índice de masculinización del medio rural es una amenaza para la sostenibilidad social de los municipios, es un problema para la continuidad de la vida en los pueblos. Nosotras somos un elemento importante en la formación de familias, y esto tiene una enorme relevancia no sólo en el sostenimiento demográfico de la población (vía fecundidad), sino también en el equilibrio emocional y el bienestar social de las personas.

• El envejecimiento y masculinización de la población, pone en peligro el relevo generacional, la sostenibilidad social, la permanencia de nuestras cooperativas que son el motor del pueblo. En consecuencia, es un problema que debemos atajar más pronto que tarde, porque si no, dentro de 50 años, nuestros pueblos terminaran desapareciendo del mapa. SIN NOSOTRAS NO HAY FUTURO.

• La fuga de “talento”, nosotras, mujeres jóvenes y sobre todo cualificadas, huimos de las zonas donde no se aprecian nuestros conocimientos, donde no se intenta satisfacer nuestras necesidades, donde nuestras condiciones laborales son distintas a las del hombre, donde no disponemos de servicio sociales para conciliar la vida personal y laboral, donde existen estereotipos y roles familiares, donde no se nos permite diversificar la actividad económica.

Somos de pueblo, sí, pero a la vez modernas, móviles, independientes, multifuncionales, trabajadoras y como mucho talento que aportar a nuestra tierra, pero a la vez con una creciente resistencia a la subordinación rural. Si nuestros pueblos no son capaces de darse cuenta de que el 50% de su riqueza se les está marchando, su futuro no será muy esperanzador, sus cooperativas no resistirán y su población desaparecerá.

Las estadísticas demuestran la necesidad de que DEBEMOS SER VISIBLES.

A pesar de todos estos obstáculos hay mujeres que se quedan…, ¿pero por qué?

Nosotras, mujeres jóvenes cada vez más, estamos cambiando de mentalidad, somos modernas y de pueblo.

Podrían ser nuestra nueva estrategia para encontrar oportunidades. Y una muestra de ello es el papel que los negocios de base familiar. Estaríamos aquí ante “estrategias nuevas” y no ante una vinculación femenina ligada sobre todo a roles familiares donde nos toca desempeñar el papel de responsables de la atención y el cuidado de los mayores y guardianas de un patrimonio familiar crecientemente devaluado.

Pero aun así, las mujeres que residimos en el medio rural vemos limitadas nuestras oportunidades de integración laboral al llegar de la formación de familias. Nuestra curva de crecimiento profesional se ve mermada a partir del momento en el que comenzamos a ser madres, por el mero hecho biológico.

Queremos ser mujeres rurales, mujeres con talento, pero con crecimiento profesional y personal, capaces de desarrollar proyectos de vida en los municipios y en nuestras cooperativas. ¿Qué podrían hacer nuestros pueblos para que no nos marcháramos? ¿Y las cooperativas?

• Intentar crear una diferente estructura de los mercados de trabajo, en la cual no existan trabajos femeninos o masculinos, ni diferencias a la hora de tomar posesión una mujer de un puesto de alto rango, sino que todos en igualdad de oportunidades, podemos acceder a los puestos de trabajo en iguales condiciones.

• Aumentar la oferta de empleos femeninos, porque es importante vincularnos activamente a nuestro pueblo.

Nosotras podemos ser titulares o cotitulares de las tierras que trabajamos, podemos tener contratos, cotizar, podemos ser socias de las cooperativas de nuestros pueblos, podemos participar en los consejos rectores, podemos participar activamente en las asambleas y aportar ideas totalmente distintas, podemos ser maestras de almazaras, ganaderas, bodegueras, conducir un tractor o dar de comer a los animales, todo lo que nos propongamos, pero para ello debemos de cambiar el “chip”.

Sí, nosotras primero, pero también vosotros.

Debemos ser valoradas por nuestras capacidades o habilidades y no por nuestra condición de género.

Un ejemplo con datos reales:

En las cooperativas de Castilla la Mancha en el año 2015 tan solo de los 4.753 trabajadores de dichas cooperativas, 1.423 son mujeres, un 29.9%. De 161.962 socios de cooperativas, solo 38.759 eran mujeres, un 23.9% del total. Y tan solo un 7,6% pertenecían a consejos rectores.
Fuente: OSCAM-2015

talento

• Impartirnos formación, para que podamos acceder hacia empleos más valorados, mejor pagados, que fomenten la promoción laboral, que posibiliten la rentabilización de dicha formación y a la vez que reduzcan la precariedad y nos faciliten una vida laboral y familiar de más calidad. Un estado de bienestar justo a la vez que digno.

• Modernizar las familias donde el modelo de varón/proveedor y mujer/ama de casa quede extinguido y los dos podamos ejercer las tareas independientemente de si se es hombre o mujer.

• Intentar ayudarnos a conciliar la vida familiar y laboral. Las cooperativas tenemos un reto con la puesta en marcha de la diversificación y creación de nuevas secciones aprovechando la Ley de Cooperativa Rural de Castilla-La Mancha. ¿Acaso no podemos gestionar guarderías, servicios a mayores, o cualquier servicio que redunde en sostenibilidad rural? Indudablemente, esto ayudaría a la retención del talento y a la vertebración de nuestros pueblos.

• Debemos ser capaces de gestionar la retención del talento como un intangible que aportará a presente y futuro riqueza para nuestro medio rural, y por tanto, para nuestras cooperativas.
La diversidad, implica diferencia,….en definitiva abundancia de cosas diferentes.

Cada persona tenemos características que nos hacen diferentes de las demás…cada persona somos sencillamente ¡únicas!

Nuestra capacidad intelectual, nuestra actitud, nuestra intuición, nuestra capacidad para diferenciarnos y ser innovadoras, se denomina TALENTO.

Las cooperativas, nuestro medio rural tienen la obligación de saber gestionarlo. Nuestro talento es el arma más poderosa para crear valor en nuestros pueblos y por tanto, en nuestras cooperativas.
Una región como la nuestra que apuesta por el sector agroalimentario, las cooperativas, la innovación, la calidad de vida, no puede permitirse el lujo de desperdiciar el 50% de su propio talento ¡¡NOSOTRAS!!

**

”Actuación financiada en el marco del Convenio entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Cooperativas Agroalimentarias de España, U De Coop., de concesión de subvenciones previstas nominativamente en los presupuestos generales del estado para el año 2018, para el desarrollo de diversas actividades de mejora de la competitividad y modernización de las cooperativas agroalimentarias y la formación, igualdad y rejuvenecimiento en consejos rectores”.

Cooperativas ha creado en la convocatoria del año 2018 una red de tramitación para que, de manera análoga a la PAC, los técnicos obtengan la calificación de EGME, el asesoramiento y formación a través de la organización cooperativa, ya que hasta el momento las cooperativas que tramitaban estas ayudas lo hacían aisladamente

Desde Cooperativas se hace un balance muy positivo de esta convocatoria de ayudas, ya que siendo la primera vez que se tramita este tipo de expedientes como Entidad Gestora de Modernización de Explotaciones (EGME), se ha situado en el tercer puesto de la región con un total de 278 expedientes gestionados.

Cooperativas espera que esta cifra suponga un total de ayuda a la incorporación de 3.200.000 € y cerca de 17.100.000 € de inversiones totales. Esto significa un buen dato para el sector primario, con el que Cooperativas trabaja a diario junto con las cooperativas asociadas, y así contribuir en la medida de lo posible al relevo generacional en las diferentes provincias castellano-manchegas.

Del total de expedientes tramitados desde Cooperativas, casi el 45% han sido solicitudes de incorporación de jóvenes (con o sin mejora), mientras que algo más del 55% son inversiones en explotaciones agrícolas o ganaderas; dicho porcentaje de participación es similar al obtenido en el conjunto de solicitudes de la región, según los datos facilitados por la Dirección General de Desarrollo Rural.

Cooperativas que conforman la EGME

Las sociedades que conforman la EGME de Cooperativas son un total de once cooperativas/SAT: Santiago Apóstol S.C. de Castilla-La Mancha de Tomelloso (Ciudad Real), Bodegas Símbolo Sdad. Coop. Ntra. Sra. Criptana de Campo de Criptana (Ciudad Real), ASV Campo de Montiel Zona I y Zona II ambas en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), Ntra. Sra. de la Estrella Soc. Coop. CLM en El Herrumblar (Cuenca), Bodegas Villavid Dulce Nombre de Jesús Soc. Coop CLM de Villarta (Cuenca), S.A.T. nº 2231 Virgen de los Llanos en Santa María de los LLanos (Cuenca), Tierra de Calatrava Sdad. Coop. CLM de Miguelturra (Ciudad Real), La Chopera Sdad. Coop. CLM de Huete (Cuenca), S.C. de CLM Almendras Sierra de Segura en Elche de la Sierra (Albacete), Ntra Sra. Manjavaca de Mota Cuervo (Cuenca) y Galán de Membrilla-Bodegas Rezuelo de Membrilla (Ciudad Real).

Todas ellas cuentan con personal técnico cualificado y formado, los cuales han elaborado los planes empresariales, planes de inversión, dimensionamiento de explotaciones para la viabilidad económica, asesoramiento en las diferentes alternativas agrarias y ganaderas, ejerciendo las labores de tutor para los expedientes de creación de empresas agrarias, así como la captura de datos en el programa informático MAJUELO diseñado por la Consejería de Agricultura para este fin.

Datos totales de Castilla-La Mancha

Según los datos totales de Castilla la Mancha, 1.650 expedientes son de incorporación a jóvenes, 599 han decidido incorporarse únicamente con la prima básica de 27.000 € (más los suplementos que puedan incrementar); mientras que el resto de solicitudes de jóvenes 1.051 han solicitado a la vez alguna mejora en la explotación agrícola o ganadera con la que se van a iniciar.

Dentro del total de expedientes de ayuda a la creación de empresas agrarias por jóvenes agricultores y ganaderos el 67,92 % son hombres, mientras que el 32,08 % son mujeres. En cuanto al número total de solicitudes de mejoras agrícolas y ganaderas, la cifra final ha sido de 3.128 expedientes, donde el 73,82% de la titularidad son hombres, un 19,76 % mujeres y 6,43% personas jurídicas.

Entrevista a Alberto Marcilla, director de Banca Rural de Globalcaja

Alberto Marcilla es licenciado en Derecho, Master en Derecho Inspección y Arbitraje de Consumo, Master en Dirección de Empresas, Técnico Asesor en Explotaciones Agrarias y Programa de Alta Dirección Agroalimentaria. Pero lo que más habla de él es su “pasión” por el mundo rural. Él confiesa ser agricultor-viticultor “dominguero” en su pueblo natal, Quintanar del Rey y en su pueblo de adopción Cuevas de Velasco. Casado y padre de Marta y María, dos niñas de 12 y 5 años.

Pregunta: ¿Cuál son las líneas maestras del día a día de la Banca Rural de Globalcaja?

Respuesta: En Globalcaja tenemos un decidido compromiso por la generación de valor en el sector agroalimentario, comprometidos con el desarrollo, con la innovación, con el aumento de la rentabilidad, pegados a la tierra, de la mano de las personas, y mirando siempre al futuro.
Nuestra premisa es la cercanía, porque estando cerca de los agricultores, ganaderos, cooperativas e industrias agroalimentarias, podemos entender sus necesidades, y más aún, anticiparnos a las mismas.
Esta cercanía nos permite crear productos financieros desde el conocimiento y la especialización. Nos implicamos con nuestros clientes, buscando su crecimiento y la creación de valor. Más allá de una operación concreta y de la negociación de un determinado tipo, buscamos una relación a largo plazo. Si a ellos les va bien, a nosotros nos va bien.

P: Déjeme hacerle una pregunta que está entre nosotros, “los más de a pie” si me permite ¿Todos los beneficios son para la banca?

R: También sabemos “todos los más de a pie”, si me permite tomar su expresión –nos comenta entre risas-, que Globalcaja es más que un banco, y tanto por vocación y por obligación, retornamos parte de nuestros beneficios en ayudar al sector agroalimentario, contribuyendo al modelo de agricultura familiar, multifuncional. Para ello llevamos a cabo promociones en ferias, locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales, con el objetivo de contribuir a la diferenciación y promoción de los productos agroalimentarios. También a través de la formación de los equipos directivos de las empresas agroalimentarias, y de los consejos rectores de las cooperativas, para avanzar en la competitividad; a través del asesoramiento técnico agrario, de la tramitación, gestión y seguimiento de las solicitudes de ayudas, y de los seguros agrarios, asesoramiento en comercio exterior, presencia y promoción de foros de debate y reflexión etc, etc

P: ¿Qué herramientas en materia de innovación ponen a mano de las empresas agro-alimentarias?

R: El aplicativo GICOOP (Gestión Integral de Cooperativas), por ejemplo, es una aplicación creada por GLOBALCAJA, que engloba los módulos de Almazaras, Ajos, Bodega, Cereales, Champiñón, Ganadería, Melones y Regantes, todos ellos conectados dentro del mismo paquete con la Gestión Comercial y la Contabilidad. En la actualidad, más de 300 Cooperativas de Castilla-La Mancha está utilizando este aplicativo desarrollado íntegramente por nuestra entidad.

También, hemos puesto a disposición del sector Globalcampo, una aplicación para dispositivos móviles que contiene información de utilidad para el sector agrario, la evolución comparativa de las lonjas agropecuarias regionales, así como la gestión del personal, la maquinaria, los tratamientos fitosanitarios, gastos generales, stock de productos, el cuaderno de campo, ingresos y el análisis de los costes de producción.

P: ¿Qué diferencia existe entre la gestión de una banca rural y otras?

R: Globalcaja incluye en su objeto social la prestación de asistencia y asesoramiento a agricultores y ganaderos, concibiéndose como una empresa de servicios para las explotaciones agrarias y sus empresas asociativas, que además, presta los servicios lógicos de una entidad financiera. Para ello contamos con un departamento de Banca Rural, totalmente profesionalizado y cercano a los agricultores, lo que nos hace ser líderes en la región, en tramitación de expedientes de PAC (45.000 expedientes), reestructuración del viñedo, seguros agrarios (15.000 expedientes), licencias de caza y pesca (32.000 licencias), asesoramiento a las explotaciones agrarias, en su condición de Entidad de Tramitación de Ayudas, Entidad Agraria de Gestión y Entidad de Asesoramiento a explotaciones agrarias, apoyados en un equipo de 30 personas, mas 60 técnicos agrarios con los que colaboramos en determinadas campañas

P: ¿Qué servicios presta al sector agroalimentario?

R: Yo destacaría el servicio que prestamos como Entidad Agraria de Gestión y Entidad de Asesoramiento a explotaciones para apoyar en todo el cumplimiento de la normativa vigente y ayudar a obtener el máximo beneficio de las explotaciones. El servicio de asesoramiento no sólo se basa en la condicionalidad sino que además se presta el asesoramiento obligatorio en ayudas agroambientales y agricultura ecológica. Globalcaja también presta el servicio de Gestión Integrada de Plagas, poniendo a disposición del agricultor un técnico agrario para que le asesore a la hora del tratamiento de las plagas que pudieran aparecer en los cultivo. Estos servicios de gestión generan la tramitación y presentación de 15.000 entradas de documentación ante la Administración Regional, entre presentación de documentos, contestaciones a trámites de audiencia…

P: ¿Qué características tiene el mercado financiero rural de Castilla-La Mancha del resto?

R: La intensificación del uso de medios de producción y el incremento de las inversiones realizadas por las explotaciones agrarias en los últimos años han supuesto un aumento de la necesidad de financiación, para adquirir los bienes y servicios necesarios en el desarrollo de su actividad, así como la realización de inversiones en maquinaria, ganado, instalaciones o plantaciones.
Existen factores específicos en el sector agrario, que condicionan su financiación como son los periodos relativamente largos del proceso productivo; el periodo que transcurre entre que se realizan los gastos propios de la producción hasta que se produce la venta y cobro es de varios meses; la variabilidad de las producciones en función de factores climáticos; la variabilidad de los precios percibidos por las producciones y del precio de los medios de producción utilizados; la poca liquidez de los activos con que respaldar los préstamos, principalmente la tierra, el ganado y las instalaciones, que además requieren una valoración muy especializada. Por eso, lo mejor es confiar en entidades especializadas como la nuestra.

P: ¿Cómo se defiende en Castilla-La Mancha un producto financiero especializado en el agro del resto? ¿Qué es lo que más valoran sus clientes?

R: Como entidad financiera, desde la cercanía y el conocimiento, ofrecemos productos ajustados a las necesidades de nuestros clientes, adaptándonos en tipos, plazos y períodos de carencia, a la estacionalidad de los flujos económicos, ofreciendo soluciones sencillas para la financiación de sus estructuras productivas y de comercialización.
Lo que más valoran nuestros clientes, es la rapidez, la capacidad de adaptación y la anticipación a sus necesidades.

P: ¿Cuál es el principal servicio que prestan a las cooperativas agro-alimentarias de Castilla-La Mancha? ¿Y a sus agricultores?

R: En GlobalCaja afrontamos el desafío de la innovación tecnológica, ofreciendo a las empresas agroalimentarias el Gicoop, un ERP con el que gestionar sus empresas, y con la App GlobalCampo, con la que el agricultor puede gestionar su explotación.

Nuestra implicación con las cooperativas e industrias agroalimentarias, para facilitar sus procesos de gestión y procesos productivos, así como declarativos ante las distintas administraciones, nos llevó a la creación de un paquete de software pensado específicamente para la gestión del día a día de la empresa agroalimentaria y de la gestión agraria particular, con Gicoop y Globalcampo.

P: ¿Qué es exactamente el Gicoop?

R: Gicoop es un sistema global de gestión de las Coopertivas que optimiza la gestión de los procesos de negocio, desde la parte común a todas las empresas como gestión y finanzas, así como las más específicas a este sector y las cooperativas desde la entrada de la uva, la trazabilidad en los procesos productivos donde se elaboran los vinos, hasta la salida en botella, bag in box o granel de ese vino.

Consiste en llevar una gestión integrada donde elaborar libros de bodega exigidos por normativa, gestión de cupo/participaciones de los socios, venta de carburantes, cuadernos de campo, liquidaciones y las diversas secciones que compongan las cooperativas.

P: ¿Qué novedades nos puede destacar que se proyecten dentro de la Dirección de Banca Rural de Globalcaja para los próximos meses?

R: Innovación, resiliencia, adaptación al cambio, agricultura climáticamente inteligente… son retos que se han colado en nuestras explotaciones, pero el verdadero reto es ser más rentables, sin tener que justificar nada, pues producimos alimentos suficientes, sanos y seguros, vertebramos el territorio y conservamos el medio ambiente.
El sector agrario, se ha reinventado una y mil veces, y hoy en día es mucho más competitivo, innovador, exportador, orientado a mercado, generador de riqueza, vertebrador del territorio y conservador del medio rural, se ha tecnificado y ha aprendido a producir más con menos, sin que haya visto compensado ese gran esfuerzo, ni en el valor de su producción, ni en el menor coste de sus insumos.

Alberto Marcilla

P: ¿En qué consiste el Simulador de Costes en el que están trabajando en estos momentos?
R: Actualmente estamos trabajando en un Simulador de Costes y rentabilidad agraria. Una nueva herramienta que permitirá a los agricultores comparar los costes de su explotación con la media y optimizar los costes y aumentar la rentabilidad.
El simulador, alojado en la app Globalcampo, de fácil manejo, a través de gráficas visuales de posicionamiento, distribución de costes y evolución en el tiempo, y permite conocer las posibilidades de mejora en cada parámetro analizado, con el objetivo de mejorar su gestión económico-financiera y así tomar las decisiones empresariales más adecuadas que les conduzcan a una mayor rentabilidad y productividad.
Díganos cuál es el producto estrella de la Banca Rural que usted dirige.

No me gusta hablar de catálogo de productos. Es tremendamente aburrido. La “estrella” es la capacidad de ofrecer a cada cliente el producto que necesita. No ofrecemos productos precocinados y hoy tenemos de menú…

P: ¿En qué consiste y cómo se continuará afianzando la relación de Globalcaja y Cooperativas Agro-alimentarias?

R: La Caja, ha demostrado una especial sensibilidad con las empresas de economía social, con el sector agroalimentario y con el medio rural. Porque no podemos ni queremos perder de vista nuestros orígenes. En nuestro caso, fuimos creados, por las cooperativas agrarias, con el objetivo de atender al crédio que no resultaba facil y accesible a agricultores e industria agroalimentaria, permitiendo su modernización a base de arriesgar el dinero de sus socios-depositantes en las iniciativas empresariales que han tomado los agricultores y ganaderos.

P: ¿Qué son para usted las cooperativas?

R: El servicio al sector agrario de la región constituye su eje fundamental, siendo uno de los principales pilares de la economía castellano-manchega, para lo que es de vital importancia el fortalecimiento de las cooperativas y sus entidades representativas que sirven a este fin, y todo ello para la mejora de la producción y el funcionamiento de socios productores, de las explotaciones agrarias, de las industrias agroalimentarias y medio ambientales, para alcanzar la mejora en la productividad y en la competitividad de los productos y mercados de manera que entre todos se pueda favorecer la recuperación económica de Castilla La Mancha, mediante la sostenibilidad y crecimiento de los núcleos rurales.

Tenemos la responsabilidad común, que nace de un reto: el de producir más con menos. Por eso, se hace necesario colaborar para competir en los mercados con la implicación de todos y cada uno de los actores del sector.

Queremos seguir colaborando para sacar adelante los distintos proyectos que beneficien a nuestros agricultores, ganaderos y empresas del sector primario.
Globalcaja apostará siempre por nuestro campo; sus agricultores, sus ganaderos, sus empresas agroalimentarias… porque son garantía del bienestar de una región eminentemente agrícola y porque queremos compartir con ellos sus éxitos en la tierra de la que procedemos y en la que seguimos creciendo.

DE CERCA...

* ¿Cuándo fue la última vez que pensó “tierra, trágame” en lo profesional?

Cuando he tenido que dejar sin vacaciones a los técnicos del departamento para presentar los avales de reestructuración del viñedo a tiempo.

* ¿Y en su vida personal?

Cada vez que no llego a un acto familiar.

* Su principal arma en una negociación.

Cercanía y conocimiento

* Y en el día a día, como ALBERTO, sin ser director de Banca Rural…

Paciencia

* A qué dedica el tiempo libre …

A estar con mi familia, cuidar de mis viñas, elaborar vino, cerveza, hacer bricomanía...

* Un vicio inconfesable…

Sólo lo diré bajo secreto de confesión…

* Cuéntenos un recuerdo de su infancia

Ir detrás de mi padre recorriendo las viñas pisando en sus huellas para que no me entrara tierra en mis zapatos.

* ¿Tendrá vacaciones estas Navidades?

Si. Con dos niñas en casa, esas fechas son muy especiales.

* Su libro de cabecera.

No lo tengo. Literalmente llego muerto a la cama. Echo de menos leer cosas distintas de normativas y documentos técnicos. El último libro que he leído es La bodega (Noah Gordon)

* Última película que ha visto.

Up

* Un lugar para perderse y evadirse.

En El Tejar

* No soporta…

¡¡Las tontás!!

 

 

Francisco Seseña lleva trabajando en Cooperativas desde hace 15 años. Licenciado en Derecho por la UCLM y técnico superior en Prevención de Riesgos Laborales, forma parte, al igual que sus compañeros del Departamento, del grupo de Árbitro que intervienen en los Procedimientos de arbitraje, mediación y conciliación que se tramitan en el Consejo Regional de Economía Social de Castilla-La Mancha.