Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

En la reunión participaron las Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) de Lillo-Quintanar de la Orden, Sierra de Altomira y la Comunidad Rus Valdelobos

El director de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, Juan Miguel del Real, junto al portavoz de agua de la organización, Julio Bacete y el responsable de Medio Ambiente de la organización, Jacinto Tello, se han reunido con los miembros de las Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) de Lillo-Quintanar, Sierra de Altomira y la Cuas Rus Valdelobos, para darles a conocer el “Estudio sobre el futuro de las actividades agroalimentarias en la cuenca alta del Guadiana: aspectos jurídicos, hidrológicos y socio-economicos”. 

Este encuentro forma parte de una serie de reuniones que está manteniendo Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha con agentes sociales, económicos y políticos de la región para trasladar la importancia del sector agroalimentario y preparar las alegaciones dentro del proceso de participación pública en la Planificación Hidrológica de las diferentes Cuencas que afectan a Castilla-La Mancha.

Estrategias comunes con las CUAS.

El objetivo es definir estrategias conjuntas con todos los grupos vinculados al sector agroalimentario e Castilla-La Mancha, en especial con las CUAS, de cara al periodo de alegaciones que actualmente se encuentra abierto en el proceso de planificación hidrográfica del Guadiana. De hecho, en esta reunión se ha acordado compartir los diversos estudios de los que disponen las distintas organizaciones para poder acometer las respectivas alegaciones con el mayor fundamento posible.

En este caso, el estudio promovido por la organización cooperativa, ha sido realizado por los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) de Economía Agroalimentaria del Instituto de Desarrollo Regional, Juan Sebastián Castillo Valero y M. Carmen García Cortijo; por el geólogo especialista en Hidrogeología Aplicada Luis Francisco Turrión y por el catedrático de Derecho Administrativo de la UCLM, Francisco Delgado Piqueras.

Cooperativas ha aprovechado el encuentro para recibir el apoyo de estas tres CUAS en la defensa de las alegaciones a los planes de cuenca que se están presentando dentro del proceso de participación pública del tercer ciclo de la planificación hidrológica, que finalizará en diciembre de 2021. Hay que tener en cuenta que en el Alto Guadiana, se concentra el 52% de las hectáreas de regadío y el 64% del sector agroalimentario castellano-manchego, habiendo una relación directa entre regadío y población en el medio rural.

Posibles errores en el cálculo de variables atmosféricas y escorrentías

 

También, el estudio realizado por la UCLM señala que el Plan 2027, en fase de información pública, señala que la escorrentía total es inferior a la subterránea, lo que hace pensar a los profesores de la UCLM que se trata de un error de cálculo que no estaban en los planes anteriores.

En otro orden de cosas, se ha comprobado que del análisis de las evoluciones de los piezómetros representativos y menos afectados por bombeos de las diferentes Masas subterráneas de agua de la subzona Alto Guadiana, se desprende que existe una probada evolución estable del nivel del agua en todas ellas en las series históricas de medidas recogidas por el organismo competente en la materia, que es el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

La postura de cooperativas “es volver a insistir en la necesidad de contar con un estudio riguroso sobre las aguas subterráneas para conocer el funcionamiento del acuífero y dimensionar los recursos renovables disponibles para ser aprovechados de una manera sostenible”. 

La importancia de la de las aguas subterráneas en el Alto Guadiana

La zona del estudio (planificación hidrológica de las aguas subterráneas en el Alto Guadiana) es el mayor ejemplo de fijación de la población rural y de resiliencia de la actividad económica de toda Castilla-La Mancha. Este desarrollo endógeno está íntimamente ligado a la presencia del regadío.

El territorio de estudio, en comparación regional, concentra el 32% de la población; el 46% de las tierras de cultivo, cultivos permanentes, pastos y forestal; el 52% de las hectáreas de regadío y el 64% del sector agroalimentario, de las cifras regionales. El viñedo de regadío y los cultivos sociales (ajo y cebolla, melón y sandía.) constituyen un eje vital vertebrador. Los más de 31.000 agricultores y ganaderos existentes en este territorio están muy vinculados a las cooperativas y a la pequeña empresa agroalimentaria, ejemplo de desarrollo endógeno y participativo.

Cooperativas Agro-alimentarias también está participando de manera activa en los procesos de planificación hidrológica del resto de cuencas que afectan a Castilla-La Mancha, como el Júcar, Tajo, Guadalquivir, Segura, Duero y Ebro.