Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, tras analizar el texto definitivo que finalmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) publicaba el pasado día 10 de junio el Real Decreto de medidas extraordinarias en el sector del vino para paliar la crisis causada por la pandemia de COVID-19, no entiende que se deje en manos únicamente del sector destilador para que de forma unilateral determine el precio que finalmente pagará a cada bodega por una destilación de crisis cuyos fondos son europeos, y cuyo reparto debe responder a criterios objetivos y no discriminatorios.

Por tanto, Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha apela a la coherencia del sector alcoholero y les insta a no crear agravios comparativos entre las distintas bodegas cooperativas de Castilla-La Mancha, y pague por todos los vinos al menos el 95% del precio de la ayuda que el Real Decreto indica (0,40 €/litro para vinos con denominación de origen, y 0,30 €/litro para el resto de vinos).

No es de recibo que el propio Ministerio haya consentido que arbitrariamente cada destilador negocie libremente y de forma separada con cada bodega, la comercialización de los vinos objeto de la ayuda tras su destilación, con fondos de la Unión Europea que además han sido generados por el propio sector vitivinícola, y que discrecionalmente haya puesto en manos del sector destilador la potestad de influir en el mercado del vino, tras una crisis que ha sobrevenido y que el propio sector no ha provocado.

En definitiva, si las destilerías, además de percibir la ayuda íntegra para la compra del vino a las bodegas para esta destilación de crisis, van a quedarse en propiedad el alcohol obtenido para usos industriales, energéticos o sanitarios, por los que van a ser compensados en el mercado del alcohol, no deben distorsionar e influir de forma unilateral la bajada del mercado del vino.