Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Se considera necesario recuperar la ayuda nacional para los frutos secos

La Comisión Sectorial de Frutos Secos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla – La Mancha se ha reunido esta semana en Albacete para realizar un análisis de la presente campaña 2019/2020, en relación a la estimación de cosecha y otros temas de actualidad.

En concreto, Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha estimado una producción de la almendra en grano para la campaña 2019/2020 en la región de 7.954 toneladas, lo que supone una disminución del 31,8% respecto a la campaña pasada y para el pistacho la previsión es de 1.995 toneladas, es decir, un 10,8% más que en 2018.

Por variedades de almendra, la mayor producción se espera en “comuna”, con 6.071 toneladas, un 33.5% menos que en la pasada campaña; seguida de la variedad “largueta” con 1.599 toneladas, lo que supone una disminución del 25,6%: y la variedad “marcona”, que también disminuye su producción respecto a 2018, con 284 toneladas, es decir, un 25,9% menos.

Asimismo, hay que tener en cuenta que para realizar la estimación se han considerado las superficies de producción de almendro y de nuez declaradas en la PAC 2016 y PAC 2015 respectivamente. Sin embargo, en cuanto al pistacho, en la PAC de 2016 se declararon 10.910 hectáreas de pistacho, y de estas se considera que unas 3.500 son las que se encuentran en plena producción.

A nivel de España, al igual que el año pasado se prevé una producción récord y de alta calidad, pese a la disminución de la producción en Castilla-La Mancha, Baleares y Aragón, por climatología adversa a causa de los episodios de fuertes lluvias de abril y heladas de marzo. Esta caída se ve compensada por el incremento de la producción en Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana, principalmente, debido a la entrada en producción de nuevas plantaciones. En España la estimación de producción de almendra es de 63.027 toneladas de almendra grano, lo que supone un incremento de la producción de cerca de un 2% más con respecto a la cosecha de la campaña pasada.

Problemática de la avispilla del Almendro

Tras la declaración de plaga de la avispilla del almendro “Eurytoma amygdali” por la Orden 33/2019, de 25 de febrero, de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Macha, se confirma un incremento en las medidas fitosanitarias adoptadas en las parcelas con presencia de esta plaga, tanto en cultivo convencional como ecológico, lo que se espera contribuya a mitigar los efectos negativos de la plaga.

Desde la Comisión Sectorial de Frutos Secos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla- La Mancha se considera “muy positiva la decisión de declaración de plaga en C-LM, y se anima a que en todas las zonas donde haya presencia de avispilla del almendro se retiren y destruyan las almendras afectadas, en los momentos agronómicamente adecuados, tanto en las parcelas en cultivo convencional como ecológico, ya que es una actuación muy efectiva”.

Recuperación de la ayuda nacional para frutos secos

Desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha se considera necesario recuperar la ayuda nacional para los frutos secos, ya que la mayor parte de la superficie se cultiva en secano, y su contribución medioambiental, social y económica hace indispensable dicha ayuda.

No se entiende que se hable de la necesidad de establecer medidas que frenen o mitiguen el despoblamiento en el medio rural, y por otro lado se quite la ayuda nacional a los frutos secos, ya que están ubicados en su mayoría en terrenos marginales de bajo rendimiento pero de elevado valor medioambiental y socioeconómico.

El cultivo del almendro ocupa una superficie de más de 120.000 hectáreas en Castilla-La Mancha, de las cuales más del 88% están cultivadas en secano con rendimientos significativamente menores a los de regadío, lo que deriva en unos escasos ingresos y baja rentabilidad. Se trata de una producción localizada principalmente en zonas con baja pluviometría, lugares con pendientes elevadas y zonas con alto riesgo de heladas. En el caso del pistacho la superficie en secano supera el 81% teniendo que añadir a estas condiciones limitantes de cultivo el elevado tiempo de espera hasta la entrada en producción (como mínimo de 7 a 8 años).

 

Etiquetado como:

Frutos secos