Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Eva Calcerrada Murat, consejera de la Cooperativa La Unión, Alcázar de San Juan

Tengo la agricultura metida en la sangre. Mi familia, la de mi marido siempre ha girado en torno a la vid. Desde pequeña, desde los 16 años, he vendimiado toda la vida. Y en cuanto ahorramos mi marido y yo un poquito dinero, no nos lo pensamos, compramos nuestras primeras viñas.

logoinstituto2

Una vez que las tienes y son tuyas, lo único que te planteas es saber más. Con la agricultura nunca se termina de aprender. La agricultura, la viticultura te engancha, te lo da todo. La vid es una planta espectacular, resistente, bella. El vino es territorio, es cultura, es gastronomía, es alquimia,  es tanto…. Nuestro paisaje son viñas, olivares,  extensiones de cereal, de frutales. Castilla-La Mancha es una maravilla. Yo lo siento así y estoy segura de que muchas mujeres agricultoras de la región también. Cuando voy a mi explotación, me siento plena, feliz, orgullosa.

Y esta emoción que yo siento hablando de mis explotaciones, que son mi vida, es la misma que siento también por mi cooperativa. No se puede entender la agricultura, no se puede entender la ganadería, nuestros pueblos, Castilla-La Mancha sin cooperativas. Es imposible. La cooperativa es tu empresa, es tu casa. Tiene las puertas abiertas siempre para ti. Te está esperando, te necesita. La Igualdad y el cooperativismo van de la mano y eso no te lo va a dar ninguna otra organización. Los valores, tan necesarios en esta sociedad, son el emblema del cooperativismo. Gracias a la cooperativa siempre seremos dueñas de nuestro producto. Y no solo de nuestro producto, de nuestro futuro. Tendríamos que creernos más todo lo que las cooperativas valemos.

Y también las mujeres agricultoras deberíamos creer más en nosotras. Siéntete orgullosa de tus explotaciones, de verlas crecer, de tu trabajo, de tu esfuerzo. Estás dando de comer a tanta gente, estás contribuyendo a la economía de tu familia y de tu pueblo, estás velando por el medio ambiente. Anímate, acércate a tu cooperativa. Participa de su día a día, verás qué mundo tan fascinante. Verás todo lo que aporta pertenecer a un Consejo Rector. No creo que nadie te pueda decir lo contrario después de haber tenido la inmensa suerte de pertenecer a uno.

Una mirada de mujer es tan importante en nuestras explotaciones y en nuestras cooperativas. Necesitamos que sumes. Hay tanto que ofrecer y tanto que aprender. Como profesional y como persona.  Muchas son las mujeres que ya han dado un paso adelante, pero tenemos que ser más. Porque, en realidad, siempre hemos estado y lo seguiremos haciendo. Tu cooperativa te tiende la mano, acéptala y disfruta de todo lo que te ofrece.