Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Ahora más adelante os contaré qué es lo que dicen que es la juventud.

Pero antes, permitidme que os haga mi propia valoración como joven cooperativista.

Siempre se ha dicho que la juventud es vanguardista, diferente, rompedora, indisciplinada, innovadora… Sin ella, los adultos no serían adultos pues son los únicos testigos entre sus abuelos y sus nietos.

Es por ello que tenemos la obligación de saber de dónde venimos, de qué vivían nuestros antepasados, cómo trabajaban, qué penalidades tuvieron que pasar, en qué mundo desarrollaban y daban forma a sus ilusiones y sueños …

Aunque hemos sustituido las canicas por la Play Station, los sueños de la juventud son los mismos

Porque seguramente (y por mucho tiempo que haya pasado) no serán muy diferentes a los que tenemos ahora. Habremos cambiado la forma de vestir, de vivir, de relacionarnos o de divertirnos. Habremos pasado de las canicas a la Play Station o a Facebook. Ya no jugaremos con muñecas, ni bordaremos mantelerías, ahora seguro que preferimos compartir fotos en Instagram o enviar whatsapp a nuestros amigos. Pero seguro que los sueños, las inquietudes, los sentimientos, son los mismos.

Nuestra tierra, La Mancha, tierra compleja y agradecida nos acoge ahora como acogió a nuestros abuelos a mediados del siglo pasado ofreciéndonos a ambos sus tierras, su riqueza, su historia. Aquellos trabajaron duro ayer para que nosotros disfrutemos hoy. Es una herencia que hemos recibido. Solamente es necesario comprometernos con la historia y continuar la labor de aquella generación que tanto luchó para que hoy podamos vivir un poco mejor.

Ser joven es predisposición, ¿o acaso fue más fácil una guerra civil que una crisis económica? Pues aquella generación, la superó, venció y continuó

Es necesario que nosotros, la juventud, tengamos al menos predisposición, nos impliquemos en la tarea y luchemos por mejorar ese legado que hemos recibido. Sabemos que nos está tocando vivir momentos duros con la llamada “crisis económica” o “fuga de cerebros”, pero ¿os parece poca crisis la de vivir una guerra civil y superar los años de hambre y calamidades de la postguerra? Pues aquella generación la superó, la venció y continuó. Se forjaron hombres y mujeres en nuestra tierra para deleite de la sociedad: criaron y educaron a sus hijos, explotaron sus tierras, reconstruyeron sus casas y poco a poco fueron dando a luz al “estado del bienestar” que hoy tenemos. Y, al final, tuvieron una vejez plácida recogiendo los frutos de tanto trabajo.

Somos los dignos herederos de nuestros mayores

Por ello, a pesar de tener nuestra “crisis” estamos obligados a superarla, a luchar sin desfallecer, a hacerle frente con la cabeza alta y ser dignos herederos del imperio que nuestros mayores forjaron con mucho esfuerzo, sudor y penalidades; es el mejor homenaje que podemos ofrecer a todos ellos.

Nuestro imperio heredado son las cooperativas

Este Imperio en nuestro sector, la agricultura, no es otro que nuestras Cooperativas. Empresas nacidas en tiempos de necesidad, de verdadera crisis. Que se construyeron piedra a piedra, con el esfuerzo de todos sus miembros. Y que han sobrevivido a los tiempos con adaptación, constancia y mucho trabajo.

De todas ellas somos herederos y, por tanto, estamos obligados a conocerlas mejor, luchar no sólo por mantenerlas sino por mejorarlas y hacerlas más competitivas y eficientes, para que nuestros nietos un día puedan transmitirlas a los suyos.

Si no es así, llegará el abandono, la individualización del sector, el empobrecimiento de sus miembros, la falta de visión social… No estaría entonces tan lejos el día que los empresarios privados dejasen de necesitar nuestro producto y dejaran nuestros “carros” en la cuneta, con lo que eso supone para un producto perecedero…

Sería romper de raíz los sueños de aquellos que sufrieron a mediados del siglo pasado para hacernos un mundo mejor. Sería una traición a nuestra historia y a nuestras gentes, a los sueños y a las ilusiones de tantos.

Somos una Comisión de Jóvenes Cooperativistas activa, que te necesitamos a ti

Desde Jóvenes Cooperativistas, y de la mano de Cooperativas Agroalimentarias C-LM., pondremos en marcha tantas actividades como sean necesarias encaminadas a que los jóvenes agricultores y agricultoras conozcamos el patrimonio que, como legítimos herederos, nos corresponde: vamos a rendir homenaje a nuestros antepasados y decirles GRACIAS por su esfuerzo. Porque, debemos recordar siempre que, la herencia de nuestros abuelos ha de ser el legado de nuestros nietos. Asimismo daremos los pasos para mejorar nuestras capacidades y para comprometernos con el devenir de las cooperativas, asumiendo las responsabilidades que el resto de socios nos demanden.

No sé si mi cooperativa algún día fue un Imperio, lo que sí sé es que nuestros abuelos lucharon por engrandecerlo.

¡Ah!, lo que os señalaba al inicio de este artículo. Juventud, desde un punto de vista más académico es: “Etapa de la vida del ser humano en la que el individuo se encuentra más tranquilo consigo mismo con respecto a lo que ha sido y sentido en su adolescencia y, aunque no ha alcanzado todavía el equilibrio propio de la madurez, va avanzando en su auto-conocimiento y autoaceptación. Es la mejor época para el aprendizaje pues la razón y la capacidad de pensar han logrado frenar los excesos de una fantasía adolescente, siendo ahora capaz de enfrentarse a la realidad que le rodea”.

¿Te identificas? ¡¡Ven con nosotros. Contamos contigo!!

Inés Guillén
Portavoz de Jóvenes Cooperativistas Castilla-La Mancha

Etiquetado como:

Jóvenes Agricultores