Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

#garagewine es una empresa cargada de corazón y de diamantes. Sí, esos posos que el vino  hecho a mano, como nos enseñaron nuestros abuelos, deja en el fondo de la copa y que los alemanes, que lo aprecian por su elaboración artesanal, llaman diamantes.

Queremos hacer diamantes desde Quintanar de la Orden. También un sueño es un diamante, y el nuestro es compartir con vosotros estos vinos tan particulares, de autor, que estamos haciendo desde el corazón de La Mancha. Por eso, si tienes un minuto y ya me estás leyendo, te lo quiero contar.

Nuestra microbodega, #garagewine -cuyos cimientos físicos iniciamos ahora en Quintanar de la Orden (Toledo)-, fue un sueño que despertó en mi primo, Julián Ajenjo, y en mi tres años antes, ambos cooperativistas.

Militar de profesión, enólogo y viticultor de vocación

Yo, aún siendo militar de profesión, poco a poco vuelvo a mi localidad de origen para dar forma a nuestro sueño. Un sueño cuyas raíces, pensándolo bien, nacieron en La Mancha hace ahora casi más de un siglo, sin que yo me diera cuenta.  

¡Quién me iba a decir que esas cepas que puso mi padre, el padre de mi padre, mis tíos, los padres de mis tíos… hoy serían el sueño y el futuro de mi familia y la de mi primo Julián!

Julián, por cierto, es el economista de este sueño cargado de diamantes. Y yo, aunque soy el enólogo, me gusta decir, que “el vino no se hace en la bodega, en realidad se hace en la viña”.

Te quiero reconocer, primo…

Por eso primo, que sepas, y desde aquí te lo quiero reconocer, bastante más importante es tu tarea en este sueño compartido, que el mío. El mió es dejar hacer, y sumar el conocimiento de nuestros abuelos al nuestro. Al de los dos, al de la formación de ambos, que ha sido posible también en gran medida gracias a ellos y a nuestra pasión.

Nuestro pequeño secreto a voces, es precisamente ese, cepas viejas, de secano que no son regadas ni en los momentos de mayor estrés hídrico, variedades autóctonas, locales y minoritarias como Brujidero, Cencibel, Tinto de la Pámpana Blanca, Tinto Velasco y Garnacha Tintorera.

Otro secreto es el mimo. A nuestras cubas de vino las cuidamos como si de nuestros propios hijos se tratara, controlando todos y cada uno de los parámetros que requiere un vino artesanal de calidad.

¡La cara que se le quedó a mi padre!

¡Pero peor es la cara que se le quedó a mi padre, el primer año! Este sueño también es un sueño con diamantes porque en él está involucrada toda nuestra familia, padres, esposas, hermanos, primos, tíos, amigos…

Aún recuerdo, cuando en la primera vendimia de estos viñedos familiares, seleccionando los mejores racimos de cada cepa, dejé en el campo la mitad de los racimos ¡nuestros padres no daban crédito! Recuerdo ahora con añoranza, aquella decisión, que hoy en día, y visto los resultados, mi padre, dócil, nos permite a mi primo y a mí continuar con este sueño.

Por cierto, mi primo y yo, también podamos, sarmentamos, abonamos, labramos… y me atrevería a decir, que si nos dejan, barremos las viñas de #garagewine.

Fue así como el primer año elaboramos 550 botellas de cencibel. Este último hemos llegado a 3.626  botellas en total, de las cuales 1.308 de cencibel, 1.387 de 6 de 7 y 931 de brujidero. Y nuestro objetivo es, con las parcelas que poseemos, no elaborar nunca desde #garagewine -un garaje de 210 metros cuadrados inspirado en la arquitectura industrial-, más de 15.000 botellas. Todas ellas, lacradas, personalizadas con una yema de esa vid, un poema colgado en el cuello de la botella como si de un collar de diamantes se tratara y todas ellas numeradas.

Este es nuestro pequeño secreto que hoy comparto contigo.

Quizás por todo ello, por la recuperación de lo autóctono, por ser un proyecto lleno de pasión, por creer en los sueños con diamantes, hemos conseguido que todo el vino elaborado se agote nada más sacarlo al mercado. Para ello, nuestro mejor aliado, eres tú, sois vosotros y las redes sociales.

Hoy estamos ya en muchas partes del territorio español y hemos llegado a Suiza, Bélgica y Francia y embarcándonos para llegar a Estados Unidos, Rusia, Alemania y hasta el lejano oriente.

La impagable historia de generosidad de nuestra tía

Por último dejadme que os cuente otro de nuestros sueños muy vinculado a la ética empresarial con la que nace #garagewine. Todo comenzó cuando hace unos años, mi tía Lucía Toledo, nos donó las uvas de una pequeña viña (plantada en 1913), de la cual recogimos 840 Kg de la variedad Tinto de la Pámpana Blanca. ¡Dios qué vino ha dado! Por ello, tía, aunque ya no estés entre nosotros, quiero que todos sepan que gran parte de los beneficios de tu vino irán a parar a la investigación del cáncer de ovarios. Un proyecto que presentaremos en Madrid en los próximos meses y que tanto Julián como yo mimaremos e impulsaremos, siempre, añada tras añada. Tú nos enseñaste a ser así con tu generosidad.

Jesús A. Toledo

#garagewine

Miembro de la Comisión de Jóvenes de Cooperativas Agro-alimentarias

Si te gusta nuestro proyecto, vótanos aquí  concurso #GeneraciónAgro de #CMM