Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

FUENTE:AGROCLM

A finales del año pasado, la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) publicó en los respectivos boletines oficiales de cada provincia los Regímenes de Extracción por los que se regirán para 2018 los riegos con aguas subterráneas en las masas de Lillo-Quintanar, Mancha Occidental I y II, Sierra de Altomira, Rus-Valdelobos y Consuegra-Villacañas.

Los regantes de estas masas deben conocer una serie de plazos importantes:

-Las acumulaciones de dotaciones hay que solicitarlas antes del 15 de febrero.

-Antes del 1 de marzo hay que informar de la lectura inicial de los caudalímetros, anterior al 1 de enero.

-Antes del 1 de febrero hay que comunicar si los caudalímetros no están en un lugar de fácil acceso.

En junio de 2014, tras la aprobación del nuevo Plan Hidrológico para la Cuenca del Guadiana, procedieron a declararse como “en riesgo de no alcanzar el buen estado” (en otras palabras, sobre-explotados) entre otros los acuíferos de Lillo-Quintanar, Consuegra-Villacañas, Rus-Valdelobos y Mancha Occidental I y II. Los tres últimos son los que anteriormente constituían el Acuífero 23 de la Mancha, que ya estaba declarado en sobreexplotación (de forma provisional en 1987 y definitiva en 1994).

Ahora, en diciembre pasado, fecha desde la que están en vigor (15 de diciembre de 2017) se han publicado los programas de actuación para estas masas de agua subterránea, que tienen como objetivo equilibrar su balance hídrico mediante la racionalización de los aprovechamientos para que puedan alcanzar un buen estado hidrológico y ambiental. Estos programas arrancan en el presente 2018 y se marcan como horizonte, en principio, el 2021 (hasta el 22 de diciembre), año en el que la revisión del vigente Plan Hidrológico establecerá que se hace después.

Como medida fundamental de actuación los programas establecen un volumen máximo anual de extracciones para cada acuífero (detallado en el correspondiente Régimen de Extracciones) y la implantación de sistemas de control del consumo en todos los aprovechamientos.

Además de la necesidad de establecer un régimen de extracciones anual, los planes de actuación fijan para el período de vigencia restricciones en los usos de los recursos que pueden hacerse en estas masas. Así, sólo se podrán otorgar concesiones sobre nuevos derechos de agua (salvo que en el futuro exista un centro de intercambio de derechos o un banco público de aguas) para ganaderías, hasta un máximo de 15.000 metros cúbicos, no superándose tampoco los límites de la siguiente tabla:

También se podrán transformar a concesión los derechos privados que se posean, cuando se proceda a modificar las características del aprovechamiento, a petición del interesado, cuando medie una transmisión de todos los derechos de forma definitiva a otro titular de aprovechamientos o cuando varias captaciones individuales se sustituyan por una colectiva. En todos los casos se comprobará con un aforo la operatividad o viabilidad de la transformación de los derechos a concesión administrativa.

Tampoco se podrán ya solicitar aprovechamientos de aguas (pozos de hasta 7.000 m3 de aguas subterráneas que manan en un predio propio); aunque sí podrán resolverse los solicitados antes de la entrada en vigor de la declaración de sobre-explotación (22/12/2014). Si se trata de aprovechamientos que estén dentro de la Red Natura se necesitará, además del visto bueno de la Confederación, el de la Comunidad Autónoma.

Caudalímetros

Todos los titulares de derechos de uso privativo del agua tendrán que instalar sistemas de medición para el control de los volúmenes utilizados, en el plazo improrrogable de un año (antes del 15 de diciembre de 2018), con riesgo de que se pueda abrir expediente para anular (caducar) el derecho si esta exigencia no se cumple.

Tan sólo con carácter excepcional (averías) se podrán aplicar métodos indirectos de medición Esto se hará aplicando a las superficies regadas las dotaciones de la tabla de cultivos que contienen los planes de actuación.

Etiquetado como:

Sostenibilidad Agua